Perro sobrevive tras luchar contra la corriente de las inundaciones

Rodeado de agua, sólo le quedaba nadar para salvarse. El perro venció a las inundaciones.

Este es el preocupante panorama que vive San Mateo (Filipinas), zona golpeada por el tifón Ulises la semana pasada. De lejos se podía divisar al perro que, lejos de quedarse inmóvil por el miedo, nadó con todas sus fuerzas hasta ponerse a buen recaudo.

Es temporada de huracanes y tifones en diversos países del continente, los que han dejado bastantes estragos en las zonas donde se han producido.

Después de lo que vivió México por culpa del huracán Eta, ahora San Mateo en Filipinas se enfrenta a los estragos que dejó el tifón Ulises. El río Marikina, que recorre el municipio, se desbordó y anegó varias casas del lugar, dejando a mucha gente fuera de sus hogares.

(Foto: ViralHog)

Este video, compartido en YouTube el pasado jueves 12 de noviembre, mostró una realidad distinta pero igual de compleja: la de un perrito callejero de la zona, que no supo qué hacer al verse rodeado de agua turbia y torrentosa.

En el material audiovisual se puede ver al can parado arriba de un delgado tubo de metal que flota a la altura del techo de un cobertizo, lo que indica la gran cantidad de agua que se acumuló en la zona. El peludo trató de avanzar a duras penas sobre el tubo para no caerse, pero la inercia hizo lo suyo y el animal terminó sumergido.

(Foto: ViralHog)

En una situación tan angustiante como valerosa, el perrito se armó de valor y comenzó a nadar contra la corriente para llegar al otro lado del río, en el que había una serie de tablas montadas, que sirvió para que el animal dé un respiro.

El esfuerzo del can fue enorme. En un minuto se ve como si se lo fuese a tragar la corriente, pero aguantó como un campeón y logró llegar al otro lado, ayudado por las arengas de apoyo de quienes estaban presenciando la escena.

Perro se aferra a la vida en medio de las inundaciones
 

Esperamos que el perrito haya sido asistido después de ese tremendo esfuerzo; su actuar demuestra que la necesidad de estar vivo siempre será la más genuina y primitiva de los seres vivos. La supervivencia nos orilla a vencer nuestros propios miedos.

Te puede interesar

SÍGUENOS