Perrito en silla de ruedas lleva a su mejor amigo a todos lados

Rex es un perrito mayor que usa una silla de ruedas y el lugar favorito de Smores está en una cesta de color rosa junto a él.

A diferencia de los humanos, los animalitos no conocen de diferencias y tiene el gran poder de amar y sin condiciones como es el caso de un noble perro bóxer que transporta a su mejor amigo, un conejillo de indias, en sus sillas de ruedas.

En el siguiente espacio queremos contarte una hermosa historia que se ha vuelto tendencia en las redes sociales por el increíble amor y compañerismo que pueden reflejar un perrito y un conejillo de indias.

Rex, es un hermoso perrito bóxer que usa una silla de ruedas para poder transportarse, y el que siempre lo acompaña es un conejillo de indias llamado Smores en una cesta de color rosa, que se adjunta a la silla de ruedas del can.

El amor y compañerismo que Smores y Rex se tienen ha hecho que muchas personas se queden mirándolos y resalten que ellos no distinguen de diferencia. Holly Walthers, la madre humana de ambos animalitos contó que, “la gente siempre pregunta si Smores siempre trata de saltar fuera de su carrito”.

A lo que respondió: “Ella ni siquiera lo ha intentado. Ella absolutamente lo adora, y dónde él va, ella también va”.

Es importante mencionar que, antes este perrito y conejillo de indias se conviertan en los mejores e inseparables amigos, ambos llevaban vidas muy diferentes y que gracias a Holly ambos se unieron.

Rex fue rescatado de la calle cuando tenía 10 años, en octubre de 2015, en el Condado de Orange, California, con mielopatía degenerativa (un tipo de enfermedad de la médula que con el tiempo causa parálisis de las patas traseras de un perro), por lo que iba a estar en la lista de la eutanasia.

Afortunadamente, el grupo de rescate de Holly, se puso en contacto con el refugio donde se encontraba y fue rescatado. “Una vez que Rex llegó aquí, él todavía podía usar sus patas traseras, pero se tambaleaba un poco”, contó.

Pasado el poco tiempo que Rex llegó a su nuevo hogar, el otro perrito que se había conviertido en su mejor amigo, falleció porque ya estaba muy viejito. Y, además, “Rex ahora no podía caminar y tenía sus ruedas, pero estaba un poco solo con la muerte de Tyson”.

“Esa misma semana en que Tyson murió, una chica que conocía de un centro de rescate se acercó y me preguntó si podía ayudar a un conejillo de indias que fue rescatado de una mala situación”, contó Holly.

Es así que, ella decidió recibir a Smores, que inmediatamente se convirtió en el mejor amigo de Rex, que ansiaba tanta compañía, los dos han sido inseparables desde entonces. “Tenemos una jaula más pequeña instalada junto a su silla para que ella pueda entrar ahí si otros perros vienen a la oficina”. ¡Los mejores amigos!

Te puede interesar