¿Los duendes se llevan a los bebés que no están bautizados? Descubre aquí sí es verdad

Tu mamá y tus amigas te han aconsejado que bautices a tu hijo, o que por lo menos lo protejas con agua bendita y colocando un crucifico cerca de su cuna. Después de leer este artículo sabrás por qué te lo dicen.

Seguro has escuchado alguna vez que los duendes se llevan a los bebés que no están bautizados. Por esta razón, tu mamá y tus amigas te aconsejan hagas cumplir a tu hijo con el primer sacramento, o que por lo menos lo protejas con agua bendita y colocando un crucifijo cerca de su cuna.

Pero, ¿por qué los duendes se llevan a los bebés que no están bautizados? Pues, existen muchos mitos sobre esta historia.

Por ejemplo, el ensayo de Clive Staple Lewis, el cual tituló “La imagen del mundo”, estos personajes son ángeles que fueron castigados por Dios y fueron expulsados de los cielos. Ellos al no quererse ir con el Diablo, pues decidieron quedarse por los montes, aquí ellos se esconden en cuevas o huecos para que Satanás no los encuentre y los deje tranquilos.

Según el apologista cristiano y creador de los libros que componen “Las crónicas de Narnia”, los duendes se roban a los niños para entregárselos al diablo y que este los confunda con ellos, así aseguran su permanencia en la tierra.

¿Cómo son estos seres?

En realidad, los duendes son criaturas mitológicas, tienen la forma humanoide, pero con el tamaño de un niño pequeño.

Los duendes suelen tener diferentes nombres. Por ejemplo, en la época del Imperio Romano se les conocía como ‘lares’ o ‘genuis loci’. Mientras que los alemanes los llaman ‘druidas’.

En la cultura japonesa los conocen como ‘zashiki-warashi’. Pero aquí en el Perú y los andes centrales son llamados ‘Muqui’ o ‘anchancho’, aquí se cree que ellos viven dentro de las minas. Mucho se cree que ellos suelen esconderse en las higueras o platanales.

¿Cómo sé que mi niño ha visto un duende?

Se dice que cuando un pequeño ha visto a uno de estos seres, su piel se pone pálida, y lo mejor es que rápidamente reciba el sacramento del bautismo, sobre todo para que esté a salvo.

Los duendes suelen engañar a los niños, mostrándoles dulces o juguetes. Por lo general, se dice que ellos aparecen entre las ocho y nueve de la mañana. Muchas veces si el pequeño no es salvado al instante, es encontrado días después sin vida.

 

via GIPHY

Te puede interesar