Signos o síntomas que alertan un problema vaginal en la mujer

¿Padeces alguno de estos síntomas? Recuerda consultar a tu médico especialista.

Son varios los problemas de salud que puede padecer la vagina si es que no se realiza una correcta higiene. Entre otras causas también están: el omitir usar preservativos, mala alimentación, etc.

Aunque algunos síntomas, como el descenso, pueden ser normales, existen otros que debes tener en cuenta para poder acudir a un especialista.

Síntomas que te alertan de un problema vaginal

La página de MayoClínic detalla algunos síntomas que no debes pasar por desapercibido:

- Un cambio en el color, el olor o la cantidad de secreción vaginal

- Enrojecimiento o picazón vaginal

- Sangrado vaginal entre los períodos, después de las relaciones sexuales o después de la menopausia

- Una protuberancia o un bulto en la vagina

- Dolor durante las relaciones sexuales

Es posible que no sea necesario que consultes a tu médico cada vez que tienes irritación y secreción vaginal, especialmente si te han diagnosticado una infección vaginal por hongos en el pasado y presentas signos y síntomas similares. Sin embargo, si optas por utilizar un medicamento de venta libre y tus síntomas no desaparecen, consulta a tu médico.

¿Cuáles son los problemas vaginales más frecuentes?

Los trastornos que podrían afectar la vagina incluyen los siguientes:

- Problemas sexuales. Estos podrían incluir dolor recurrente o persistente inmediatamente antes, durante o después de tener relaciones sexuales (dispareunia). El dolor durante la penetración podría ser causa de espasmos involuntarios de los músculos de la pared vaginal (vaginismo). Los músculos del piso pélvico pueden ponerse tensos, lo que provoca dolor crónico y dolor durante las relaciones sexuales. La sequedad vaginal, que con frecuencia ocurre después de la menopausia, también puede provocar dolor durante las relaciones sexuales.

- Infecciones de transmisión sexual. Varias infecciones de transmisión sexual pueden afectar la vagina, incluidos la clamidia, la gonorrea, las verrugas genitales, la sífilis y el herpes genital. Los signos podrían incluir secreción vaginal anormal o llagas genitales.

- Vaginitis. Una infección o un cambio en el equilibrio normal de los hongos o las bacterias vaginales pueden provocar la inflamación de la vagina (vaginitis). Los síntomas incluyen secreción vaginal, olor, picazón y dolor. Los tipos comunes de vaginitis incluyen vaginosis bacteriana, candidiasis y tricomoniasis.

- Relajación del piso pélvico. Si los ligamentos de soporte y los tejidos conectivos que sostienen el útero y las paredes vaginales en su lugar se debilitan, el útero, la vejiga, el recto o las paredes vaginales podrían deslizarse hacia abajo (prolapso). Esto podría provocar pérdida de orina al toser y al estornudar o un bulto en la vagina.

- Otros trastornos poco comunes. Los quistes vaginales pueden provocar dolor durante las relaciones sexuales o dificultar la colocación de un tampón. El cáncer vaginal, que al principio podría manifestarse como sangrado vaginal después de la menopausia o las relaciones sexuales, también es una posibilidad poco frecuente.

Te puede interesar