¿Tienes un lunar en el mentón? Conoce su significado

Los lunares pueden ser una marca de sensualidad, pero su significado puede variar de acuerdo a su ubicación.

La ubicación marca la diferencia. Muchas personas tienen lunares en zonas visibles del cuerpo, siendo el rostro la parte común de su aparición. Su posición y tamaño puede decirnos mucho de nuestra salud.

En esta nota te vamos a contar el significado que tiene el lunar ubicado en la zona del mentón. Ojo, no hay un estudio específico que nos señale que esta marca en nuestra piel puede ser asociada a un mal. Estos son conceptos que se han ido reuniendo a lo largo de los años.

Ya sea en el centro, izquierda o derecha del mentón, el lunar que se encuentra en esa zona de nuestro rostro nos da algunos indicios de los problemas que podemos tener con nuestra salud. Al estar cerca a la boca, se le asocia a males vinculados al estómago.

También se menciona que la persona que posee este lunar puede tener problemas alimenticios. Se nombran algunos males como la anemia, estreñimiento, sobrepeso u obesidad; y también desórdenes alimenticios como son la anorexia y bulimia.

El mentón es el principal afectado cuando las personas se estresan o sufren de acné, ya que ahí aparecen los molestos granitos que no se pueden ocultar por su tamaño y color.

Existen algunos “mapas corporales” que indican la relación que tiene un órgano de nuestro cuerpo con las marcas que presentamos en nuestro cuerpo. Este tipo de lunares son relacionados a todo lo que se encuentra a la altura del estómago, como los intestinos, hígado y páncreas.

¿Qué dicen los expertos sobre los lunares?

Los lunares suelen ser rosados, morenos o marrones. Pueden ser planos o elevados. Generalmente son redondos u ovalados y no mayores que una goma de lápiz.

Casi una de cada diez personas tiene por lo menos un lunar inusual (atípico) de aspecto distinto a los lunares comunes. Este se denomina nevo displásico. Estos lunares pueden tener más probabilidades de convertirse en melanoma, un tipo de cáncer de piel, que los lunares comunes. Usted debería consultar con un médico para que le revise cualquier lunar de aspecto irregular, de mayor crecimiento, que cambia de color o de forma o cualquier otro tipo de anormalidad, según indica el NIH: Instituto Nacional del Cáncer de España.

¿Puede un lunar común convertirse en melanoma?

Sí, pero rara vez un lunar común se convierte en melanoma, el cual es el tipo más grave de cáncer de piel.

Aunque los lunares comunes no son cancerosos, las personas que presentan más de 50 lunares comunes tienen un mayor riesgo de padecer melanoma.

Deberá informar a su médico si nota cualquiera de los cambios siguientes en un lunar común:

Cambios de color
El lunar se vuelve más pequeño o más grande sin uniformidad (a diferencia de los lunares normales en niños, los cuales se hacen grandes uniformemente)
El lunar cambia en su forma, textura o altura
La piel de la superficie se vuelve seca o escamosa
El lunar se vuelve duro o se siente con bultos
Empieza a dar comezón
Sangra o exuda

Te puede interesar