Cuatro cosas que le puede ocurrir a tu cuerpo si dejas de tener intimidad

Existen muchos mitos tras practicar la abstinencia, sin embargo, no todas son ciertas.

Si estás atravesando por un periodo en tu vida en la que no estás teniendo tantas relaciones sexuales, algunas preguntas deben haber surgido en tu mente: desde la probabilidad de la reconstrucción del himen, o que seas más propenso a desarrollar parafilias tras una larga sequía. Debes saber que todas esas ideas son sólo mitos.

Existen muchas consecuencias que trae el celibato, sin embargo, muchas de ellas están asociadas a cosas negativas. 

1. Disfunción eréctil

Estudios han determinado que con la falta de sexo, los hombres son más propensos a presentar problemas de disfunción eréctil con el paso de los años. Por lo contrario, la actividad sexual regular tiene un efecto positivo en las erecciones de un hombre.

Además, la eyaculación regular ayuda a los hombres a la prevención del cáncer de próstata.

2. Sistema inmunológico vulnerable

Según un estudio publicado en la Universidad Bloomington de Indiana, al dejar de practicar sexo durante una temporada, nuestro organismo no se está beneficiando de una favorable función inmunológica del cuerpo y es probable que se puedan coger enfermedades e infecciones, que de otra manera se habrían bloqueado.

3. Problemas del corazón

Practicar el sexo está vinculado a la salud cardiovascular, porque al fin y al cabo estamos haciendo ejercicio aeróbico que reduce la presión arterial. Llevar una vida sana, con una dieta equilibrada, ejercicio regular, buenos hábitos del sueño y tener una actitud optimista son elementos imprescindibles para el buen funcionamiento del corazón.

4. Incremento de estrés

El estrés generado por la vida cotidiana, aún más en tiempos de pandemia, son problemas que presentan las personas adultas. Ante ello, existen estudios que determinan que las personas que no han tenido sexo de forma regular tienen mayores picos de presión arterial. Además, el sexo reduce la ansiedad y los nervios; estar piel con piel con nuestra pareja nos conecta a ella de una manera especial, nos hace sentir bien y nuestro cerebro segrega una substancia química que nos acelera el centro del placer y nos pone de buen humor. 

Te puede interesar