¿Annabelle escapó del museo del Ocultismo de los Warren?: La impactante verdad que genera caos

Ni robada ni usada para un rito. Fans quedaron impactados con el verdadero "escape" de la muñeca poseída del museo de los Warren, en Estados Unidos.

Usuarios se mostraron aterrados cuando en redes sociales se viralizaba la información de la desaparición de la muñeca poseída, Annabelle, la cual es parte del museo de Ed y Lorraine Warren, famosos investigadores estadounidenses de fenómenos paranormales que fallecieron en 2006 y 2019, respectivamente.

Este personaje, que se volvió popular gracias a películas de terror hechas a base de su mito, no solo tiene una legión de fans, sino que ha sido responsable de la última noticia viral que causó más de un susto a los cibernautas.

¿Cómo empezó el rumor del ‘escape’ de Annabelle?

Todo empezó tras la difusión de una entrevista de la actriz británica Annabelle Wallis, conocida por dar vida a Grace en Peaky Blinders, con The Hollywood Reporter (THR) sobre su coprotagonista en The Mummy, Tom Cruise y cómo lo convenció para correr junto a él en una toma. “Él me dijo que nadie corría en la pantalla a su lado por lo que le dije que ‘no era buena haciéndolo’ y que no había problema”, comentó.

De alguna manera, la palabra ‘correr’ fue mal traducida por webs internacionales y, tomando en cuenta que los nombres de Wallis y de la muñeca se escriben igual, el error ocasionó más de una confusión y dio vida al rumor.

El portal Heavy nos da otra razón del nacimiento de esta historia viral. Pocos recuerdan, pero Wallis fue parte del elenco de Annabelle, película del 2014 dirigida por James Wan. En la conversación con THR, comentó cómo fue trabajar con el cineasta y reveló que conservan una gran amistad.

¿Cómo nace la historia de Anabelle?

El ‘reinado de terror’ de Annabelle comenzó en 1970, después de que una mujer comprara la muñeca Raggedy Ann a su hija Donna, una estudiante de enfermería. Poco después de tenerla, los informes afirmaron que la muñeca levitaba y atacaba a las personas. Es aquí donde los Warren tomaron el caso y determinaron que el objeto estaba ‘poseído’. La confiscaron y la llevaron a su museo donde se encuentra en la actualidad.

Con información de: La República.

Te puede interesar