¡Desintoxícate! 4 ejercicios para eliminar toxinas en menos de 10 minutos

Recupera el equilibrio de la mente, cuerpo, emociones y espíritu con simples ejercicios.

Somos seres con un ecosistema que está en movimiento constantemente. Al recibir miles de datos del entorno los transformamos en energía nutritiva o desechos.

Habrá una parte que nos alimente y otra que necesitemos eliminar, y es en este proceso que existe un equilibrio de millones de células en nuestro cuerpo y cerebro que hacen una selectiva elección.

Sin embargo, existen conductas y elementos que cambian y rompen ese equilibrio y hacen que nos sea difícil eliminar el desecho, que luego se transforma en material tóxico que popularmente se conoce como toxinas.

Las causas pueden ir desde el exceso de consumo de grasas saturadas o el exceso de comidas, vivir en un entorno adverso o tener un estilo de vida sedentaria, entre otros factores.

Conoce cómo liberar un poco de esa carga tóxica que tienes con los siguientes ejercicios.

Activa el sistema linfático

Puedes hacerlo de pie, sentada o tumbada en una superficie plana con el pulgar y el índice de la mano derecha, pellizca la piel que se encuentra entre el pulgar y el índice izquierdos.

Sentirás un pequeño pinchazo en la piel. Descansa medio minuto y repite cambiando de mano. También puedes hacerlo en los pies.

El balanceo

Con las piernas separadas, desplaza lentamente el peso del cuerpo al pie derecho y luego al izquierdo pasando por tu centro.

Aumenta la velocidad y deja tus brazos libres, como si volaran.

La mano que sube debe terminar en la parte interior del hombro contrario, donde nace el meridiano del pulmón, y el antebrazo que va hacia atrás toca la zona lumbar, en donde está tus riñones.

Meridiano del hígado

Para activarlo, siéntate en el suelo con las piernas abiertas, sobre los isquiones, intentando que la columna vertebral esté perpendicular al suelo y la mirada frente.

Luego gira con el tronco para mirar hacia tu pie derecho, estira el brazo derecho hacia arriba y dobla el tronco hacia la izquierda.

Respira medio minuto en esta posición e imagina que tu cuerpo se alarga y se relaja por el lado derecho.

Vibración sanadora

De pie, con los brazos a los lados y las palmas hacia el frente, eleva las manos por delante flexionando los brazos.

A la altura de tus codos, gira las palmas hacia abajo y estira los brazos como si presionaras hacia el suelo y ponte de puntillas.

Inspira y retén el aire contando hasta cuatro. Luego suelta el aire y los brazos y haz vibrar todo el cuerpo arriba y abajo mientras bajes los talones.

Practica estos ejercicios y movimientos diariamente o cuando sientas que le debes a tu cuerpo una ayuda para que pueda descongestionarse de toxinas.

No solo serán movimientos que te activen, si no también serán idóneos para tu bienestar y mejora de calidad de vida.

Te puede interesar

SÍGUENOS