¡No más laceados! La revolución de las mujeres negras para llevar su afro con orgullo

Llega a su fin la estigma de siglos sobre el look de las mujeres afrodescendientes.

Vivimos en una sociedad donde las imágenes se manipulan y los estándares de belleza giran en torno a un color de piel, la blanca.  Anuncios y publicidades que no se dirigen a todos por igual y que pretenden que las mujeres negras se despojen de lo suyo para "encajar" en la sociedad.

NO DEJES DE LEER: Andrea Cordero, esposa de Renato Tapia, posa en top y deja poderoso e inspirador mensaje

Estas agresiones diarias disfrazadas de amabilidad con comentarios y tocamientos de cabello que invaden el espacio personal o la obligación de apartar su peinado porque en el entorno laboral su cabello rizado no se considera apropiado.  Estas son algunas de las muchas realidades que las mujeres afrodescendientes tienen que soportar y contra las que hoy se rebelan.

Entender mejor esta lucha pasa por conocer las prohibiciones de las que han sido víctimas. Durante el siglo XVIII se obligaba a las mujeres negras y criollas a usar turbantes para "preservar la moral pública".  Por eso el llevar el pelo afro es también un acto político y, aunque tuvo su apogeo con el "Black Power", este estigma aún persiste.

A pesar de las campañas y la popularidad que ha ganado el movimiento, las mujeres afrodescendientes todavía tienen percepciones incrustadas de que el cabello afro no es muy profesional.

Son muchas las celebridades, colectivos o artistas que aprovechando su papel en la sociedad se han sumado a esta lucha. Uno de los casos más polémicos registrados últimamente, ha sido el de la actriz mexicana Lupito Nyong'o , quien desde sus redes sociales denunciaba que la revista británica Grazia había desvirtuado su pelo en la portada de noviembre que protagonizó.  

"Estoy enfadada con Grazia por haberme editado y alisado mi pelo para tener una visión más eurocéntrica de cómo luce un pelo bonito" ,escribió la actriz, que en más de una ocasión ha defendido sus derechos como mujer y sus orgullo como descendiente keniata.

En otra ocasión la artista también dijo: " Como he dejado claro muy a  menudo con cada fibra de mi ser, abrazo mi herencia natural pese a haber crecido pensando que la piel clara y el pelo sedoso eran los estándares de belleza, ahora sé que mi piel oscura y mi pelo indomable también son bellos."

Lupita se ha convertido en una de las principales abanderadas internacionales de esta lucha. Actualmente se reconoce que entre las mujeres negras de ahora hay una tendencia a la autoestima a valorar más sus rasgos por supuesto su cabello.  

En nuestro país la lucha no es diferente o ajena, si bien somos un país multirracial son muchos los estigmas con los que las mujeres afrodescendientes crecen, comentarios como "deberías lacearte", "¿es natural?" o "¿te peinas?", son muy comunes escuchar.  

En la actualidad, y gracias a la comunidad bloguera, el cabello afro ha ganado notoriedad y aceptación dejando de lado los prejuicios. Por ejemplo el caso de Natalia Barrera, una modelo y activista que tiene el blog Una Chicha Afroperuana que cuenta con más de 4 mil seguidores  y en su perfil propone diferentes formas de peinar el pelo afro al natural, así como las vivencias de diferentes situaciones que enmarcan nuestra sociedad.

Sofia Carrillo también se suma a la lista de las activistas afrodescendientes, la periodista peruana siempre ha dejado en claro su lucha contra los estereotipos sociales.

Así como ellas el mundo de la moda peruana los estándares  van cayendo  y modelos como Juana Acevedo, Belgica Guerra y Denisse Martínez lucen orgullosas su look afro en cada evento o sesión de fotografía que realizan desde su aparición en el medio.

TAMBIÉN LEE: ¡Admirable! Esta madre soltera trabaja como albañil para sacar adelante a sus tres hijos

Tal vez la lucha no acabe hoy, tal vez muchas mujeres negras aún no se sienten seguras con llevar su afro, pero de lo que sí estamos seguras es que poco a poco se va generando conciencia en una sociedad que no está acostumbrada a los cambios y que cree que los estándares de belleza son únicos.

Te puede interesar