Dispareunia: dolor durante el coito

La dispareunia es un trastorno ginecológico que puede provocar desde una irritación hasta un profundo dolor vaginal.

Sin duda alguna la búsqueda del placer es el motivo principal que nos impulsa hacia el sexo. Mantener relaciones sexuales con otra persona se traduce en goce sensual y en alcanzar el tan ansiado orgasmo. Culturalmente el sexo es sinónimo de coito vaginal y en las parejas heterosexuales es la práctica sexual más común. Pero, ¿qué pasa cuando el coito vaginal produce malestar o dolor en la mujer?

Pueden ser varios los factores, desde el nerviosismo que provoca que los músculos se tensen hasta la falta de una estimulación previa que tiene como consecuencia una ausencia de lubricación. Sin embargo, en algunos casos se trata de la dispareunia, un trastorno ginecológico que se manifiesta a través de una leve irritación o un profundo dolor vaginal.

Causas de la dispareunia

Algunas de las causas físicas más comunes que originan la dispareunia están relacionadas con algunas otras condiciones ginecológicas que originan dolor durante el coito como la endometriosis y la enfermedad pélvica inflamatoria.

Por otro lado, la presencia de infecciones urinarias o vaginales, así como el uso de jabón para la limpieza vaginal o el contacto con agentes espermicidas como los que contienen los condones también pueden ser causantes de dispareunia.

En cuanto al aspecto psicológico la falta de excitación durante la penetración, sobre todo cuando ésta se realiza sin que haya habido ningún tipo de estimulación previa, puede provocar dolor debido a la falta de lubricación vaginal. Además, tener una percepción negativa del sexo o haber vivido experiencias de abuso o violencia sexual también influyen en que resulte complicado experimentar excitación.

Consejos si sufres de dispareunia

El primer paso es determinar si el diagnóstico de dispareunia es el adecuado para lo que estás experimentando. La dispareunia se caracteriza por sentir desde irritación vaginal hasta un profundo dolor.

Es importante destacar que el malestar puede sentirse antes, durante o después de la penetración y debe ser de carácter crónico, es decir, que no se presenta a veces sino que ocurre cada vez que se realiza el coito vaginal.

Por eso es necesario asistir a consulta médica ginecológica para definir si se trata de un problema de orden físico. Si no es así entonces puedes buscar orientación psicológica para profundizar en los traumas o asuntos emocionales que pueden ser el origen de la dispareunia.

Algunas recomendaciones que puedes tener en cuenta durante un encuentro sexual para evitar cualquier malestar o dolor son las siguientes:

- Asegúrate de haber alcanzado la excitación antes del coito vaginal. Para eso es necesario que te estimules o seas estimulada por tu compañero sexual hasta que sientas que comienzas a lubricar vaginalmente.

- Elige posturas sexuales que resulten más adecuadas para ti, como aquellas en las que eres tú quien controla la penetración. Entre ellas una postura puede ser tú sentada a horcajadas encima de él y otra puede ser echados ambos de costado. La idea es que evites la penetración profunda.

- Usa lubricantes, ya que ayudarán a que la penetración se realice más fácilmente.

- La práctica de los ejercicios Kegel también puede ayudarte porque aprender a contraer y dilatar los músculos pélvicos te permitirá tener un mayor control de movimiento durante la penetración.

 

Sandra Campó es escritora y educadora sexual.  Autora del libro HOY TENGO GANAS DE MÍ: 7 historias de masturbación femenina y creadora del blog SASÁ. Desde 2015 realiza talleres de educación sexual para mujeres en diversos espacios de Lima. Síguela en FACEBOOK e INSTAGRAM: @elblogdesasa

Te puede interesar