¿Copa menstrual o toalla higiénica de tela?: cómo elegir la mejor opción

La copa menstrual y las toallas higiénicas de tela son las nuevas alternativas para la higiene menstrual, pero, ¿cómo puedes saber cuál es la mejor opción para ti?

La industria de la higiene menstrual femenina está plagada de una amplia gama de toallas higiénicas plásticas y tampones. Esas suelen ser las dos opciones más comunes que las mujeres usan durante sus días de sangrado, a pesar de lo tóxicas que son para el cuerpo femenino y lo dañinas que resultan para el medioambiente.

Sin embargo, en los últimos años han surgido nuevas alternativas que ofrecen no sólo un ahorro considerable para tu bolsillo sino también productos ecológicos y de calidad que promueven una higiene menstrual saludable como es el caso de la copa menstrual y las toallas higiénicas de tela.

Pero si te has decidido a usar alguna de estas opciones es importante que sepas elegir cuál de ellas es la más adecuada para ti.

Dos alternativas saludables y ecológicas

La copa menstrual se usa de la misma manera que los tampones, es decir, se coloca dentro de la vagina. Para usarla hay que doblarla en dos e insertarla en la vagina. Dentro de ella, recupera su forma normal al ubicarse debajo del cuello uterino para recoger la sangre menstrual.

La diferencia es que la copa menstrual almacena la sangre, no la absorbe como hace el tampón. Además está hecha de silicona médica, material que está libre de químicos.

Su capacidad de almacenamiento es de 30 mililitros aproximadamente, por eso no es necesario retirarla (para vaciarla) tan seguido como ocurre con las toallas o los tampones. Puede ser usada de manera continua entre 6 a 12 horas, dependiendo de la cantidad de flujo.

Las toallas higiénicas de tela, conocidas también como toallas higiénicas ecológicas, tienen la misma forma que las toallas higiénicas plásticas y se usan de la misma manera, sólo que en lugar de material adhesivo tienen broches.

Pero la diferencia más importante es que están hechas de 100% algodón. Este material absorbente no tiene químicos y al ser de tela puede lavarse para reutilizarse, además de que es biodegradable. Las toallas higiénicas de tela tienen una duración de entre 2 a 4 años.

Copa menstrual vs. Toalla higiénica de tela

Ahora que ya sabes qué es la copa menstrual y qué es la toalla higiénica de tela la interrogante que necesitas responder es cuál de esas dos alternativas es la más adecuada para ti.

Si bien es cierto que no hay manera de saber cuál será la mejor opción para ti hasta que las uses, quizás pueda servirte tener en cuenta lo siguiente:

- La copa menstrual es más recomendable si es que has tenido una experiencia previa con los tampones, debido a que si es así tal vez estés más acostumbrada a introducir y llevar dentro de tu vagina un objeto.

En el caso del tampón se trata de un producto de absorción del sangrado, mientras que en el caso de la copa menstrual se trata de un producto de recopilación del sangrado, pero ambas requieren ser colocadas dentro de la vagina.

Aunque el tamaño de una copa menstrual es mayor que la de cualquier tampón, debes elegir entre las diferentes tallas que existen: hay unas hechas para mujeres que no han tenido partos naturales y hay otras para las que ya han atravesado por esa experiencia.

El paso más complicado del uso de la copa menstrual es aprender a introducirla y retirarla adecuadamente cuando sea necesario. Hay diferentes maneras de hacerlo, sólo debes encontrar la que te resulte más sencilla y práctica.

- La toalla higiénica de tela es lo más parecido a la toalla higiénica plástica que encuentras en cualquier farmacia, bodega o supermercado, así que si te incomoda el colocar un producto dentro de tu vagina tal vez lo más apropiado para ti sea usar tollas higiénicas de tela, también conocidas como toallas ecológicas.

El reto al que te enfrentas con este tipo de toallas hechas de algodón es que al momento de lavarlas te verás obligada a entrar en contacto directo con tu sangre menstrual. Es cierto que esto también ocurre con la copa menstrual, pero la diferencia es que en el caso de las toallas vas a tener no sólo que enjuagar, sino también lavar y refregar.

 

Sandra Campó es escritora y educadora sexual.  Autora del libro HOY TENGO GANAS DE MÍ: 7 historias de masturbación femenina y creadora del blog SASÁ. Desde 2015 realiza talleres de educación sexual para mujeres en diversos espacios de Lima. Síguela en FACEBOOK e INSTAGRAM: @elblogdesasa

Te puede interesar

SÍGUENOS