Frases de “Bajo la misma estrella” que hablan de un profundo amor

‘Bajo la misma estrella’ es una película que no solo no muestra un gran amor, sino que nos deja muchas frases reflexivas.

La historia que ‘Bajo la misma estrella’ nos cuenta no solo es profunda, sino que nos vende la idea un romance juvenil lleno de intensidad, cargado de pasión y perspicaces reflexiones sobre la vida y la amistad plasmadas en diferentes frases que la película nos entrega.

El amor de Hazel y Augustus se quedó tatuado en el corazón de miles de personas gracias a las ingeniosas frases de la película. Por eso, hemos querido que recordarte algunas de estas para que recuerdes vivir siempre tu amor intensamente y bajo tus propias reglas.

1. Hay infinitos más grandes que otros (...) Gus, amor mío, no puedo expresar lo mucho que te agradezco nuestro pequeño infinito. No lo cambiaría por el mundo entero. Me has dado una eternidad en esos días contados, y por eso te estaré siempre agradecida.

 

2. Todo el mundo debería tener un amor verdadero, y debería durar como mínimo toda la vida.

3. Estoy enamorado de ti, y no me apetece privarme del sencillo placer de decir la verdad. Estoy enamorado de ti y sé que el amor es sólo un grito al vacío, que es inevitable el olvido, que estamos todos condenados y que llegará el día en que todos nuestros esfuerzos volverán al polvo.

 

4. Sentí que me enamoraba de él como cuando sientes que estás quedándote dormida: primero lentamente, y de repente de golpe.

5. Sería un privilegio que me rompieras el corazón.

6. El amor verdadero nace de los tiempos difíciles.

7. No puedes elegir si van a hacerte daño en este mundo, pero sí eliges quién te lo hace. Me gustan mis elecciones.

8. ¿Qué más? Es preciosa. No te cansas de mirarla. No tienes que preocuparte de si es más inteligente que tú, porque sabes que lo es. Es divertida sin pretenderlo siquiera. La quiero. Tengo la inmensa suerte de quererla.

 

9. El mundo no es una fábrica de conceder deseos.

10. Los cigarrillos no te matan si no los enciendes. Y nunca he encendido ninguno. Mira, es una metáfora: te pones el arma asesina entre los dientes pero no le concedes el poder de matarte.

11. Sin dolor, ¿cómo conoceríamos el placer?

12. Me llamo Hazel. Augustus Waters fue el fugaz gran amor de mi vida. La nuestra fue una historia de amor épica, y no profundizaré más en el tema para no hundirme en un mar de lágrimas. Gus lo sabía. Gus lo sabe. No voy a contarles nuestra historia de amor porque, como todas las historias de amor reales, morirá con nosotros, como debe ser.

13. Mis pensamientos son estrellas con las que no puedo formar constelaciones.

14. ¿Por qué me miras así?

-Porque eres guapa. Me gusta mirar a las personas guapas, y hace un tiempo decidí no privarme de los sencillos placeres de la vida.

15. Estás tan ocupada, siento que no tienes ni idea de lo absolutamente original que eres.

 

Te puede interesar