Denuncian que médico retiró de hospital hasta 17 balones de oxígeno con ayuda de paciente falso

El galeno de EsSalud es acusado de entregar recetas falsas pese a escasez de oxígeno en el país.

Un médico en Huancayo es acusado de traficar oxígeno medicinal en medio de la emergencia sanitaria que atraviesa el país debido a la segunda ola de COVID-19

Así lo denunció el gerente de la Red Asistencial de EsSalud de dicha ciudad, Miguel Arévalo Vila, quien explicó que el galeno en cuestión administraba recetas médicas a falsas a un paciente para que retire el equivalente a 17 balones de oxígeno del nosocomio.

“Se va a sancionar a ese médico, que dio una receta a una persona, como si fuera un paciente, y esta hizo la respectiva cola para retirar el oxígeno, se detectó al galeno y también al paciente que no tiene historia clínica, que no necesita el oxígeno, pero que accedió con una receta adulterada”, dijo el funcionario al diario Correo.

“Estamos realizando los procesos internos para luego proceder a la denuncia, que configuraría el delito de peculado, hemos encontrado una receta hasta por 170 metros cúbicos, que equivale a 17 balones de oxígeno, que los verdaderos pacientes necesitan, eso lo vamos a denunciar al Ministerio Público”, dijo enfático el funcionario.

Cabe resaltar que en el hospital Ramiro Prialé de EsSalud, los pacientes con COVID-19 también son atendidos de forma ambulatoria. Ellos se quedan asilados en sus casas y reciben oxígeno para que lleven a sus domicilios.

Lucha por oxígeno

En varios puntos del país, se registran grandes inconvenientes para conseguir oxígeno. Miles de familias atraviesan verdaderos calvarios para llenar sus balones y llevárselos a sus pacientes con COVID-19.

Solo en San Juan de Lurigancho, en una nueva planta de oxígeno se registró hasta más de 500 familias que hacían cola para intentar adquirir metros de oxígeno. Los efectivos policiales, que se encontraban custodiando los alrededores, no podían controlar a los “revendedores de puestos”.

"Me he peleado como con 4 revendedores, se aprovechan cuando uno va a comprar algo o botar algún desperdicio y te ofrecen. A 250 soles la cola y los tanques entre 800 a 1600 soles, no es posible. Estas personas deben ser retiradas y sancionadas", indicó una mujer al Diario La República.

Te puede interesar

SÍGUENOS