Martín Vizcarra disolvió el Congreso del Perú hace un año

Hoy, 30 de setiembre, se cumple un año de la disolución del Congreso anterior. Un acontecer que puso en crisis a nuestro país. 

Hoy se cumple un año de que Martín Vizcarra disolvió el Congreso de la República luego de considerar que había denegado fácticamente la cuestión de confianza presentada por el entonces presidente del Consejo de Ministros, Salvador del Solar. Esta fue la segunda negativa de confianza a un gabinete, luego de lo ocurrido con su antecesor, Fernando Zavala.

"He decidido disolver constitucionalmente el congreso para enfrentar los males endémicos que tanto daño le han hecho al país. Presentamos la reforma de adelanto de elecciones, pero el Congreso no tuvo pudor de utilizar organismos internacionales. Hemos hecho todo lo que estaba en nuestras manos, pero es claro que la obstrucción ni el blindaje cesa, no habrá acuerdo posible. Perdimos la oportunidad de tener un Congreso bicameral, ¿tan difícil es pensar en el Perú primero?”, anunció el mandatario en aquel entonces.

La actitud negativa del Congreso anterior

Era la mañana del 30 de setiembre del 2019, Salvador del Solar había acudido a Palacio Legislativo para pedir el uso de la palabra mientras el pleno se encontraba votando la elección de nuevos magistrados para el Tribunal Constitucional (TC); sin embargo, la Junta de Portavoces había decidido cerrarle las puertas al presidente del consejo de Ministros, por ello, su ingreso tuvo que ser forzado por miembros del Congreso.

Tras su abrupto ingreso al hemiciclo, Del Solar pudo hacer uso de la palabra, cedida por Gino Costa, y planteó una cuestión de confianza respecto a un proyecto del Poder Ejecutivo para transparentar la elección de magistrados del TC.

“Hago cuestión de confianza para que el Parlamento decida si nos otorgan la confianza y considera que hay que usar transparencia, o para que nos la niegue si considera que va a seguir adelante con dicho procedimiento”, señaló Salvador Del Solar.

No obstante, el pleno del Congreso omitió el pedido de Del Solar y prosiguió con la elección de magistrados del TC, aprobando la elección de Gonzalo Ortiz de Zeballos, primo hermano del entonces presidente del Congreso, Pedro Olaechea. Esto fue considerado por el presidente Vizcarra como una denegación fáctica de la confianza.

Mercedes Aráoz juramenta como presidente de la República

En el transcurso de la tarde, el presidente Martín Vizcarra emitió un mensaje a la Nación en el que anunció la disolución constitucional del Congreso de la República tras la denegación fáctica de la confianza. El pleno del Parlamento, que se encontraba sesionando, decidió suspender en el ejercicio de sus funciones al mandatario y dar juramentó a la entonces vicepresidenta, Mercedes Aráoz, para que asuma el cargo de presidente de la Nación.

En paralelo, Martín Vizcarra designó a Vicente Zeballos como primer ministro y anunció la conformación de un nuevo Gabinete Ministerial.

Aráoz, por su parte, renunció a la encargatura 24 horas después de haberla asumido y la Comisión Permanente integrada por los congresistas disueltos decidieron acudir al Tribunal Constitucional con una demanda competencial para definir si el mandatario actuó conforme a la Carta Magna.

Blume a un año de la disolución del Congreso: “Fue inconstitucional”

Consultado sobre la constitucionalidad del cierre del Congreso, Ernesto Blume, integrante del TC, afirmó que él reitera su postura en la demanda competencial que interpuso el entonces titular de la Comisión Permanente del Legislativo, Pedro Olaechea.

“Opiné que era inconstitucional la disolución y eso estaba en mi voto. Simplemente me remito a mi voto”, señaló en diálogo con Correo.

Pese a esto, Blume aseguró que respeta la decisión que en enero pasado adoptó el Pleno del TC, que por cuatro votos contra tres rechazó el recurso del Parlamento. Quienes lo acompañaron en su posición fueron los magistrados Augusto Ferrero Costa y José Luis Sardón.

Te puede interesar

SÍGUENOS