Melón: Conoce todos los trucos de belleza que puedes obtener de esta fruta

Descubre estos tips de belleza para sacarle provecho a la cáscara de esta deliciosa fruta. 

El melón es un fruto que nos ayuda a saciar nuestra sed y hambre; sin embargo, además de cumplir dichas funciones también podemos emplearla para nutrir nuestra piel y combatir algunos malos olores.

Y es que gracias a sus beneficios no deberíamos ni siquiera botar su cáscara sino más bien reciclarla y utilizarla para el cuidado de nuestra piel. Descubre cómo aplicarla correctamente. 

Mascarilla para hidratar la piel 

El melón es rico en antioxidantes por lo que nos ayudará a combatir los radicales libres al proteger a nuestras células. Asimismo, tiene un gran porcentaje de vitamina C y colágeno, sustancia que con el tiempo se desgasta y se generan las arrugas, así que podemos utilizarla como parte de un tratamiento antiedad. 

Para potenciar sus beneficios vamos a combinarla con el aceite de almendras u aceite de oliva. En este caso usaremos dos tajadas medianas de un melón y dos cucharadas del aceite natural de tu preferencia. Aplasta el melón hasta formar una pasta consistente y fácil de aplicar en el rostro. Después de lavar tu rostro aplícalo con suaves masajes. Deja que actúe por 20 minutos y luego retira con abundante agua. 

Y listo wapa de esa forma ya creaste una poderosa mascarilla que nos protegerá del envejecimiento prematuro de la piel. No olvides repetir el tratamiento dos veces por semana. Si te estás preguntando qué hacer con las cáscaras, tranquila, que te traemos otro tip para que no los desaproveches. 

Mal olor en los pies 

Para emplear este truco solo necesitamos recolectar las cáscaras de medio melón. En una olla grande deberás colocar dos tazas de agua junto con la cáscara del melón y el zumo de dos limones. Lo pones a fuego medio bajo hasta que rompa hervor y obtengas la esencia de este preparado.

Cuando esté frío colocas el preparado en un recipiente en el suelo y luego incorporas tus pies. Deja que remojen durante una media hora mientras vas leyendo un libro o alguna lectura que tienes pendiente.Te sugerimos repetir este proceso dos o tres veces por semana.

Te puede interesar

SÍGUENOS