Cachay venció a la COVID-19 y regresó a las calles a vender chocolates

El cómico Cachay reveló que superó esta crisis de salud y que mientras vende sus golosinas vacila a la gente diciéndoles: “Llegó la vacuna, llegó el bono”.

José Luis Cachay, conocido en el mundo de la comicidad es uno de miles de peruanos que se vio afectado por el COVID-19 al contagiarse, pero también es uno de los tantos que ha logrado superar la enfermedad, a pesar de sus 60 años y ya está en las calles vendiendo chocolates para solventar sus gastos.

“Vencí al virus, hace unas semanas estaba mal, con fiebre y dolor de garganta. Me hice cuatro pruebas rápidas y todas dieron negativo, pero la molecular fue positiva e hice mi cuarentena. Pero soy un hombre fuerte, de niño me han alimentado bien, tengo 60 años y hay ‘Cachay’ para rato”, comentó el cómico a un medio local.

Por otro lado, ahora que ya agarró fuerzas retornó a las calles para vender sus golosinas y llenar de alegría a la gente.

“Ahora he vuelto a las calles, me paseo por los barrios vendiendo mis chocolates y vacilo a la gente, pues les grito: ‘llegó la vacuna’, ‘llegó el bono’ y salen en mancha, y ahí aprovecho para contarles unos chistes y me compran”, expresó el popular Cachay.

Como se recuerda, el año pasado su hermano ‘Puchito’, otro cómico de la calle, también se enfermó del letal virus y hasta fue llevado a UCI, consiguiendo recuperarse poco a poco.

Cachay se reinventó vendiendo frutas

Como se recuerda, Cachay también uno de los artistas que buscó reinventarse con la llegada de la crisis sanitaria por el coronavirus, por ello, el cómico empezó a vender fruta.

Por otro lado, en una entrevista pasada al diario La República indicó que sueño es llevar a los cómicos ambulantes a la pantalla grande.

“La pandemia me agarró en Nazca, cuando tenía tres festivales de comedia, había invertido 5.000 soles y prácticamente lo perdí todo, había llevado a mi gente, tenía hospedaje, alimentación, coliseo, radio, volantes, perifoneo y el alcalde me canceló el mismo día del evento, me dejó en el aire. Luego compré 100 soles de gasolina, me vine a Lima y ya en mi casa me puse a pensar qué hacer, pensé que esto pasaría, pero pasaron los días y ya no había plata... Miguel Campos ‘La Bibi’ me dijo ‘Vamos a vender naranjas’, pero yo aún estaba analizando otras cosas, hasta que lo encontré a ‘Puchito’ en ruta y ahí cada uno salió por su cuenta a vender. Ahorita estoy vendiendo perfumes importados”, declaró en octubre pasado.

Te puede interesar