Alergia al látex: cuando cuidarse se vuelve un problema

Este problema le sucede a muchas mujeres. Aquí te explicamos el por qué y qué hacer al respecto. 

Los preservativos son la mejor opción para evitar contraer infecciones o algunas enfermedades de transmisión sexual. Sin embargo, existen personas que pese a querer ser responsables en su vida sexual, no pueden debido a que son alérgicos al látex.

La alergia al látex es una afección muy común entre las mujeres y se produce por la reacción a ciertas proteínas que se encuentran en el látex de caucho natural, un producto elaborado desde el árbol de caucho. El preservativo es elaborado con estos componentes y puede producir alergia.

A este problema se suma una sensación incómoda y el temor a una reacción grave que afecte a la zona íntima, como urticaria o anafilaxia, los cuáles deben ser atendidos con urgencia.

¿Cómo saber si soy alérgica al látex del preservativo?

Para descartar una alergia al látex, deberás frotar un condón o un guante de látex con la piel de tu brazo o pierna y ver si después de unos minutos presentas una reacción alérgica como: irritación, comezón, ardor, etc.

Síntomas que indican que eres alérgica al látex

- Picazón en la piel, precisamente en la zona vaginal.

- Irritación, ardor y dolor.

- Urticaria o ronchas rojizas.

- Hinchazón en la garganta.

- Dificultad para respirar.

Recomendación

Para quienes sufren esta afección, existen preservativos libres de látex y elaborados con poliuretano. Este material es recomendado por la OMS, ya que tiene mayor duración de almacenamiento, produce menos olor y son menos ajustados.

Te puede interesar