¿Cómo hablar de sexo con mi pareja? ¡Esto es lo básico!

Hablar de sexo con tu pareja puede ser más fácil de lo que crees si aplicas estos consejos básicos.

Algunas mujeres, sienten temor de hablar de sexo con sus parejas, no se sienten lo suficientemente preparadas para hablarlo. Sin embargo, no tocar temas de intimidad en una relación podría resultar aburrido y con el tiempo perjudicar tu relación. Hay preguntas y puntos claves que debes tener en cuenta para liberarte de tus miedos.

Si escogiste a una persona en especial como tu novio es porque te dio la suficiente confianza y seguridad de ser completamente tú. Por lo tanto, no pienses en ideas negativas como la creencia de que podría molestarse, pensar mal o no entenderte. Esto solo te va a llenar de inseguridades. La comunicación es muy importante y si se trata de algo tan normal como "temas sexuales", mucho más aun. 

Lo primordial es escoger el lugar y tiempo adecuado para hablar de sexo. Manejar información sobre el tema también te ayudará a tener puntos a tu favor. Pues, desconocer los datos básicos podría causarte algún temor al momento de hablar sobre ello.

¿Cómo le digo a mi novio lo que me gusta en la cama?

Piensa en lo que te gusta y en lo que no. ¿Tienes algún lugar en el que te gustaría tener sexo? Si es así, dilo. Supera la timidez ante todo. Tienes que ser específica, es decir; con detalles y todo. Los hombres siempre escucharán con profundidad a su pareja si se trata de sexo. 

Si ya estás en pleno acto sexual, te puedes ayudar de gritos y gemidos para demostrarle que eso es lo que te gusta para que continúe. La cama es uno de los pocos lugares donde el hombre como la mujer puede sentirse libre y con permiso para hacer más de lo debido. 

Secretos en una relación es mala decisión

En una relación no debe haber secretos y más si se trata de la intimidad que ambos comparten. Nunca evadas el tema, ambos deben conocerse bien y demostrarse tal cual son. Existen palabras, caricias y gestos que puede utilizar para decirle que lo deseas. 

No temas en decirle si algo te incomoda o te causa dolor. Disfrutar al máximo el placer está bien, pero si en realidad no es así y lo haces por complacerlo, quizá con el tiempo eso te canse. Debes pensar en tus deseos propios o fantasías sexuales. Recuerda que debes preocuparte también por sentirte complacida. 

 

Te puede interesar