¿Las maratones de series de Netflix afectan a nuestra vida sexual?

Es la pregunta que muchas de nosotras nos hemos hecho, pero muy pocas nos atrevemos a contestar: ¿las maratones de series de Netflix como “La casa de papel” o “La casa de las flores” están afectando nuestra vida sexual?

Esta es la época de las series, qué duda cabe. Historias tan hipnóticas como las de “La casa de papel”, “La casa de las flores”, “Luis Miguel”, entre otras, nos han llevado a pasar los fines de semana en casa sin movernos de nuestras camas o sillones con el aval de nuestras parejas que, a menudo, están tan o más enviciadas que nosotras.

Ahora la pregunta se cae de madura: ¿las maratones de series de Netflix están afectando nuestra vida sexual?

Por ejemplo, un estudio realizado en el Reino Unido donde existen notables series de cadenas como la BBC indican que las parejas están dejando el sexo para después. Más específicamente, las están dejando para después de las maratones de series que generan una adicción tal que dejamos para mañana todo aquello que podemos hacer hoy.

Esta vez nos encontramos en el apogeo del streaming que hace que nosotros elijamos qué ver, a qué hora y en qué dispositivo. Así se ha llegado a la conclusión de que las relaciones sexuales de pareja se han estirado a horas más avanzadas. Si hace diez años era a las 9 de la noche, esta vez se tiene más sexo a partir de las 11.

Esto debido a que las parejas han llegado a un acuerdo tácito que indica que no pueden dejar las series sin terminar, algo que es como un sacrilegio y que genera angustia. Todo tipo de obsesión termina siendo perjudicial, por eso hay que empezar a mirar más a las parejas, racionar el visionado de las series y realizar otras actividades en conjunto, como por ejemplo el acto sexual.

Para esto es fundamental que existan acuerdos: es aconsejable establecer horarios para ver las series que no se excedan de dos o hasta tres horas en día de fin de semana. Esto implica no ser infieles con las series, es decir, que ninguno de los dos se adelante y puedan disfrutarla ambos sin que exista un “spoiler” que pueda causar una discusión.

Ya lo saben: no hay nada de malo con disfrutar de una serie, lo perjudicial es el exceso.

 

Te puede interesar