¿Es verdad que al inicio de una relación tenemos más deseo sexual?

Es normal escuchar a las parejas decir cuando recién empiezan una relación, que no se quieren alejar en ningún sentido. Pero, entendemos el ¿por qué?

Cuando se empieza una relación de pareja es normal querer estar para arriba y para abajo con ella, en el sexo es igual porque no deseas parar de hacerlo. De acuerdo a Myriam Belmar, endocrina del Hospital Vithas Nisa Pardo de Aravaca, "si las relaciones son gratificantes, nuestro organismo nos pedirá volver a tenerlas para volver a experimentar la satisfacción que le genera".

La experta indicó que es un proceso de llamado “recompensa”. Es decir, que  durante la relación sexual y la estimulación se generan endorfinas, dopaminas y la serotonina, “que son las mismas que se librean cuando comemos chocolate, hacemos compras agradables o realizamos ejercicio físico".

Para la experta, al sentir esta sensación de placer y bienestar estamos motivando nuestro sistema de recompensa cerebral, lo que origina una "pseudoadicción o necesidad de volver a experimentar el estímulo que las ha generado".

Las variaciones de la libido

Pero, no todo es color de rosa porque ese  la mala noticia es que esa seducción no suele durar mucho tiempo. "Esta sensación se irá amortiguando a medida que pase tiempo sin mantener relaciones sexuales y nuestro cuerpo se olvide del clímax previamente alcanzado, lo que hará que no necesite tan activamente un nuevo encuentro sexual para alcanzar el bienestar", espetó la especialista.

Este proceso es muy común en las relaciones interpersonales, así como lo demuestra un estudio en Sexual and Relationship Therapy, que decía: "las mujeres experimentan una disminución en el deseo sexual en el transcurso de sus relaciones". El motivo, según dice esta investigación, es que, en el caso de las mujeres el deseo es más fuerte al inicio de todas las relaciones y eso es por "la necesidad de conectar íntimamente con la pareja".

 

Otro punto que se debe tener en cuenta en lo indeterminado que puede ser la libido. Tal y como manifestó la doctora es que “la libido es un término que usamos cuando nos referimos al deseo sexual, ese impulso y motivación que nos incita a mantener relaciones sexuales".  Pero la verdad, es que se trata de algo más estable o que se mantiene.

“Los niveles de la libido varían enormemente de una persona a otra, e incluso a lo largo del día, en función de las características personales de cada individuo y de condicionantes externos al propio sujeto", comentó Myriam Belmar.

Una alimentación desequilibrada disminuye el deseo sexual

Pero no solo el tiempo que dura una relación de pareja es un factor para variar la libido, como señaló la experta. También existen otros motivos como: "No podemos obviar la parte psicológica, el estrés diario, una alimentación desequilibrada o la falta de sueño, que también influyen directamente en el deseo de mantener relaciones sexuales", insiste Belmar.

 

Te puede interesar