Hasta 100 niños fueron internados por rara enfermedad tras superar la COVID-19

"Estamos investigando para entender por qué se ve afectada esta población. La genética puede ser un factor importante", dijo la Dra. Liz Whittaker sobre los casos de PIMS.

Varios pediatras británicos informaron sobre la aparición de una extraña enfermedad que ataca a los niños luego de haber superado la infección coronavirus. El Síndrome Inflamatorio Multisistémico Pediátrico (PIMS por la sigla en inglés) es una afección que ataca a los menores tras varias semanas de contraer el SARS-CoV-2, indican los expertos.

Según The Guardian, un aproximado de 100 pequeños son hospitalizados semanalmente por este raro ataque sanitario donde varios casos de PIMS ya habían sido diagnosticados en marzo y abril del 2020, meses de la primera ola de la pandemia.

Tras los reportes, los médicos intuían que se trataba del síndrome de Kawasaki, trastorno que produce inflamación en las paredes de algunos vasos sanguíneos del cuerpo y síntomas como fiebre alta, sarpullido y descamación de la piel.

De igual manera, el Síndrome Inflamatorio Multisistémico Pediátrico tiene una sintomatología muy parecida: sarpullidos, fiebres de hasta 40 °C, una presión arterial muy baja y problemas abdominales; sin embargo, se trataba de casos relacionados con el coronavirus que, llegando a su nivel más grave, podría desencadenar una sepsis potencialmente mortal.

La COVID-19, un enemigo a vencer

Hasta la fecha, dos menores de edad perdieron la vida a consecuencia del PIMS desde que arrancó la crisis sanitaria y, según datos estadísticos, uno cada 5.000 niños padecen esta enfermedad luego de un mes de haber tenido el SARS-CoV-2.

El problema en el aumento de hospitalizados se viene dando porque el nivel general de infecciones en todas las edades durante la tercera ola de la pandemia ha crecido. Asimismo, el 75% de los pequeños afectados de manera "muy grave" por esta enfermedad son afrodescendientes, asiáticos o de otros grupos étnicos minoritarios.

"Estamos investigando para entender por qué se ve afectada esta población. La genética puede ser un factor importante. Pero nos preocupa que sea un reflejo de que se trata de una enfermedad de la pobreza, que afecta de forma desproporcionada a quienes no pueden evitar la exposición debido a su ocupación, a los hogares multigeneracionales y a las viviendas hacinadas", dijo a The Guardian la Dra. Liz Whittaker, portavoz del Royal College of Paediatrics and Child Health para casos de PIMS.

Te puede interesar