Ivermectina, el controversial medicamento que da una luz de esperanza a Perú y Bolivia

El medicamento que podría ser el tratamiento contra el COVID-19, pero aún no está oficializado por la OMS. No obstante, varios médicos la recomiendan y muchos pacientes han tenido considerables mejorías tras su aplicación.

La pandemia del coronavirus ha cobrado la vida de más de 301,000 personas en todo el mundo. A la fecha, los infectados suman 4,420,743 y los centros de salud han colapsado en varios territorios. La batalla contra el COVID-19 es complicada.

En vista de que las cifras de contagios de coronavirus continúan disparándose, la comunidad médica ha optado por enfocarse en medicamentos alternativos a los oficializados actualmente por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Uno de estos fármacos es la Ivermectina, la cual varios médicos la recomiendan y muchos pacientes han tenido considerables mejorías tras su aplicación.

Esta medicina es un antiparasitario descubierto en los años 70. Su uso en humanos inició en 1987 en África y se difundió después en países de América, en 1993. En naciones como Bolivia, su aplicación era principalmente para animales hasta hace poco.

“Se utiliza mucho en ganado vacuno, en caballos y en porcinos para la parasitosis en la piel: garrapatas, pulgas, entre otros", señala para La República Dennis López Baca, doctor especializado en enfermedades infecciosas y tropicales en Cochabamba y miembro de la Sociedad Boliviana de Infectología.

Sin embargo, su efecto en el tratamiento contra la COVID-19 lo ha hecho más popular en el territorio boliviano y en ciertas regiones también de Perú y Argentina.

“Parece que está funcionando. No sabemos si solo es un efecto placebo, pero ya el Ministerio de Salud de Bolivia lo ha aprobado. Se usa mucho donde más casos tenemos, en Santa Cruz y en Beni”, agrega López.

Impacto de la Ivermectina contra el coronavirus

La primera investigación realizada sobre la Ivermectina en relación con el COVID-19 se hizo en Australia. Precedida por Kylie Wagstaff, de la Universidad Monash, en Melbourne, se concluyó que el antiparasitario tiene la capacidad de eliminar al virus en 48 horas en un 99,8 %.

No obstante, el análisis fue realizado en un laboratorio y aún no se ha comprobado este efecto sobre el cuerpo humano.

“Se demostró que la Ivermectina actúa bloqueando la replicación del ARN del virus (SARS-Cov-2). Pero fue un experimento ‘in vitro’, no en humanos y ahí es donde entra el problema”, resalta el Dr. López.

En abril de este año, en República Dominicana, otra investigación mostraba resultados alentadores del efecto del medicamento. El Dr. Jhonny Tavarez Capellan compartió su experiencia acerca de su aplicación en pacientes con coronavirus.

El experto informó que, en la mayoría de casos —de los 247 analizados—, la Ivermectina disminuyó los síntomas significativamente en solo 24 horas.

Pero la eficacia del fármaco como inhibidor de síntomas no es algo nuevo. Ya anteriormente se ha empleado también contra otros virus como el VIH, el dengue y el ébola, indica el especialista en salud pública, Marcos Almerí.

“Igual que en el pasado, ahora no se conoce el mecanismo fisiopatológico de su acción. Pero el resultado concreto es que hay mejora en el aspecto clínico del paciente”, reitera.

Alternativa ante la escasez

Pese a los datos científicos no concluyentes sobre la eficacia de la Ivermectina contra el coronavirus, para Almerí es una opción ante la falta de tratamientos efectivos.

“En Perú, la hidroxicloroquina y la azitromicina se han desinflado (en resultados). Por esa razón, hemos confiado en los estudios iniciales de Australia (sobre la Ivermectina), que dice que reduce en cuatro días el promedio del tiempo de evolución de la enfermedad, y la estamos utilizando. No tenemos más opciones”, afirma.

Si bien la acción del medicamento se desconoce a detalle, el médico enfatiza que no mata al virus y, en cambio, favorece a la reducción de la severidad de los síntomas tras su uso. Se presume que esto se debe a la evasión de la temida tormenta de citoquinas, una respuesta exagerada del sistema inmunológico que provoca una falla orgánica múltiple.

“Al evitar la tormenta, se evita también que aparezca la formación de coágulos sanguíneos. Con eso se evita la trombosis diseminada en el pulmón, el hígado, el cerebro y los riñones, y se evita la ventilación mecánica”, advierte.

Es decir, la Ivermectina ayuda a los pacientes con coronavirus a sobrellevar mejor sus síntomas. Eso no quiere decir que desaparecerán por completo, pero, según la gravedad de su estado, contribuirá a aplacarlos.

Aprobado en Perú y en Bolivia

De acuerdo con López Baca, la difusión de la Ivermectina contra la COVID-19 inició en Perú, antes que en Bolivia. Ya varios médicos habían comprobado su efecto y un estudio, elaborado por Gustavo Aguirre Chang, médico egresado de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), presentó las acciones terapéuticas del medicamento.

Sin embargo, su aplicación para tratar la enfermedad fue oficializada primero en el país altiplánico.

“Como teníamos el fármaco, de uso veterinario, se empezó a utilizar de manera empírica siguiendo protocolos de estudios. Luego el Ministerio de Salud aprobó su uso y ahora los investigadores internacionales han empezado recién a analizar seriamente el tema”, detalla.

En el caso de Perú, el fármaco ha sido recientemente aprobado bajo Resolución Ministerial el 8 de mayo. Tras ello, varios hospitales nacionales se encuentran actualizando sus protocolos intrahospitalarios para determinar el correcto uso de la Ivermectina.

¿Qué dice la OMS sobre la Ivermectina?

La entidad mundial aún no ha aprobado el medicamento como tratamiento oficial contra el coronavirus. Esto se debe principalmente a que no hay evidencias concretas sobre su efectividad basada en estudios científicos.

A pesar de, la OMS sabe de su aplicación en los pacientes de algunos países. Por ello, aunque no lo prohíbe, ha advertido sobre su manejo y su automedicación.

Precisamente es por ellos que actualmente el uso del fármaco es netamente compasivo. Se recomienda solo en casos en que el infectado presente síntomas y de ninguna manera se debe emplear como medida de prevención.

“Porque más bien puede generar resistencia al virus e incluso toxicidad. Hay que tener mucho cuidado con las dosis recomendadas por los expertos internacionales", destaca López.

Dosis y prevención

Los expertos aconsejan la utilización de la Ivermectina bajo seguimiento profesional. En Perú, la venta en farmacias está disponible en gotas y en comprimidos.

Almerí explica que se ha hallado mejores resultados en la aplicación de las primeras, una por kilo de peso. Empero, los días de tratamiento dependen de si el caso es leve, moderado o severo.

Con respecto de las tabletas, en nuestro territorio se está probando las de 3 mg, en dosis de 6 mg por día, solo en pacientes leves y moderados, y por única vez “para evitar toxicidad”, resalta el doctor.

En Bolivia, por su parte, las presentaciones también son en gotas y en comprimidos. Estos últimos los hay en 3 mg y 6 mg, pero no hay nada unánime sobre su aplicación. López Baca señala que las dosificaciones quedan bajo la responsabilidad del médico.

Reacciones secundarias de la Ivermectina

Los efectos secundarios se relacionan con náuseas, vómitos, dolor de abdomen y rash cutáneo, síntomas comunes por el uso de otros fármacos.

No obstante, una sobredosis podría contribuir a la toxicidad a nivel neurológico y hepático. Esto puede provocar lesiones con limitaciones motoras, por ejemplo.

Cabe mencionar que, el uso de la Ivermectina como tratamiento contra la COVID-19 debe ser recetado por un especialista.

Con información de La República - Itzia Huillcahuari.

Te puede interesar

SÍGUENOS