¿Distingue las grasas saludables de las que no son? Aquí te ensañamos

Cuando inicias una dieta es probable que te digan que debes eliminar todas las grasas, y en el camino vamos eliminando las que son saludables. Por eso, te vamos a enseñar a distinguir las grasas buenas de las malas.

Las grasas son necesarias para un buen funcionamiento del cuerpo, pero el exceso de esta puede derivar  en problemas de obesidad y el colesterol. Y la poca ingesta de grasas puede desencadenar dificultades de salud, sobre todo las conocidas ‘grasas saludables’.

Entre las funciones de las grasas en el cuerpo están:

Son la fuente de energía más importante del cuerpo cuando no estamos consumiendo alimentos.

Las grasas son necesarias para la correcta asimilación de vitaminas liposolubles (vitaminas A, D, E, K1, K2).

Las grasas son las responsables de que se produzcan la conexión entre las neuronas.

Tipos de grasas:

Las poco saludables: Se conocen como grasas poco saludables o “grasas malas” a las trans y saturadas. Las primeras son completamente dañinas para la salud, las segundas se pueden consumir con cierto cuidado, porque que sean más o menos beneficiosas depende de otros factores.

 

Las saturadas: Suelen ser de origen animal, aunque también existen fuentes de grasas saturadas de origen vegetal. Entre los productos que contienen estas grasas está la mantequilla, la carne roja o manteca de cerdo. Entre los vegetales  está el aceite de coco, el aceite de palma o de avellanas.

Sin embargo, no todas las grasas saturadas son dañinas, siempre y cuando se consuman con moderación. Por ejemplo, el aceite de coco tiene un 90% de grasas saturadas, un 50% de ácido láurico, es decir, es una grasa de cadena corta y media q no es tan perjudicial, es más hasta es saludable su se consume medido.

En conclusión, consumir grasas saturadas no es tan malo si se hace de forma moderada o  mínima, además depende mucho del tipo, que como ya dijimos son dos. El hacer un bizcocho casera con aceite de coco es más saludable que hacerlo con aceite de palma (una de las más dañinas grasa que existen).

Las grasas trans: La industria alimentaria creó las grasa trans con la finalidad de hacer productos más llamativos y baratos. Para obtener este tipo de grasa se hace un proceso de hidrogenización de grasas vegetales. La margarina, por ejemplo es un producto que consumen muchas personas sin conocer lo perjudicial que puede ser.

Las grasas trans aumenta el colesterol  que perjudica el funcionamiento del corazón, porque están son las más dañinas del mercado y es preferible evitarlas por completo.

Grasas saludables: Ya que conoces cuáles son las grasas menos saludables, es momento de que conozcas las que son ‘saludables’ y saber cómo ayudan al organismo. Estas ayudan a bajar los niveles altos de colesterol o mantenerlos en buen estado y son importantes para una correcta salud cardiovascular.

Las principales fuentes de tipo de grasas saludables están en los pescados azules, algunos vegetales como el girasol, calabaza, frutos secos y semillas, cereales integrales, la palta y la soja. Los huevos también son una buena fuente de grasas buenas.

Ahora que tienes la información sobre los tipos de grasas, es momento de iniciar una alimentación más equilibrada.

Te puede interesar