¿Cómo evitar que nuestra piel se reseque por el constante lavado de manos?

Sigue las recomendaciones de los expertos para mejorar el cuidado de la piel de tus manos a diario.  

Después que el coronavirus cambió por completo nuestra rutina y generó algunos hábitos, que no deberían ser olvidados cuando las aguas se calmen, como el lavado constante de manos nuestra piel no ha reaccionado de igual forma.

Y es que según expertos el miedo, estrés y ansiedad solo agravan las afecciones que ya tenemos en la dermis. Uno de los más frecuentes desde que inició la cuarentena ha sido el acné, pero otro aspecto que, sin duda, nos está afectando en demasía es la resequedad en las manos.

Efectos del lavado constante de manos en la piel

El dermatólogo Ramón Grimalt explica que las personas con una piel sensible y delicada son quienes se verán más afectadas por este constante lavado de manos.

“No todas las pieles son iguales. Si tengo una buena piel, aunque me enjabone mucho, mostrará una buena resistencia a la higiene. Pero si es delicada, sensible, atópica o psoriática que, por definición, cuentan con poca grasa, no soportarán que le robe la escasa protección de la que disponen”, comentó Ramón Grimalt, dermatólogo y profesor de la Universitat Internacional de Catalunya a La Vanguardia.

Por otro lado la dermatóloga Rosa Taberner apunta que estas complicaciones que se derivan de una higiene excesiva antes solían afectar en mayor medida al personal sanitario, peluqueras y personal de limpieza, pero ahora se ha extendido hacia la mayoría de la población.

“Algo que antes veíamos sólo en el contexto de determinadas profesiones, actualmente es un problema universal. Afecta a casi cualquier persona”, dijo Rosa Taberner, dermatóloga del Hospital Son Llàtzer y miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología a La Vanguardia.

¿Qué hacer para evitar que mi piel se reseque?

En ese punto, Grimal, comenta que muchas personas que son parte del servicio sanitario general utilizan guantes para ahorrarse una lavada de manos.

“Si toco con la palma de las manos superficies probablemente sucias, es necesario enjabonar esta zona, pero puedo ahorrarme hacerlo en el dorso que casi seguro no ha estado en contacto con nada peligroso. Así no elimino su capa grasa”, agregó el también autor del blog de dermatología Grimalt.net.

Además es posible utilizar productos que no sean tan fuertes para nuestra piel y de esta forma reducir las posibilidades de dañar la piel. Añadió que las cremas hidrantes serán el mejor aliado para enfrentar esta coyuntura.

“Podemos aliviar el problema utilizando jabones menos agresivos para la piel como los syndet (detergentes sintéticos), que también son eficaces contra el virus, y forzando el uso de cremas hidratantes para compensar esa falta de hidratación producida por el lavado excesivo”, recomendó Taberner.

Te puede interesar

SÍGUENOS