Novias y vestidos de comunión, diseños que nunca pasan de moda

Puede que el coronavirus esté postergando matrimonios, entre otros eventos, pero no quiere decir que la moda se transforme radicalmente.

La crisis sanitaria provocada por el coronavirus afecta a todos los sectores de la economía, la moda, y sus creaciones es uno de ellos, donde momentos emblemáticos como una boda o una comunión sufren cancelaciones, un retraso que se traslada al diseño de vestidos con "fecha de caducidad".

Las niñas crecen, los vestidos no

Así de rotunda se explica Chiqui Navarro, diseñadora y propietaria de la firma Mon Air, dedicada en exclusiva al diseño de comunión y ceremonia a medida, que desde Madrid distribuye a 80 tiendas en España.

"Estamos a la espera de que se resuelva todo", comenta desde su Atelier, donde sigue trabajando a puerta cerrada en complementos y diseños que tienen "fecha de caducidad, porque un niño crece", por lo que están dejando en espera los "largos y anchos" de los trajes, "hasta saber cómo evoluciona la situación".

La diseñadora, que ha cancelado todas las visitas, considera como fecha límite el mes de junio, para que los vestidos ya entregados sigan quedando "perfectos", y señala como dificultad añadida la imposibilidad de entregar los pedidos que debían recogerse en tienda en estos días.

"Sería el caos absoluto para todo el sector el infantil", porque en una comunión "se viste a toda la familia", una razón por la que llama a la responsabilidad para adoptar las recomendaciones sanitarias, y apunta la flexibilidad en los pagos que tendrán que asumir todas las partes. De momento, Navarro asegura que no tienen problemas de abastecimiento de tejidos, y argumenta que la clave para conseguir que una empresa se mantenga está "en saber comprar". "No voy a ferias en el extranjero, confeccionamos nuestros propios diseños", asevera.

El diseñador Modesto Lomba mantiene con su firma Devota&Lomba una colaboración con Baunda para la que realiza una colección de comunión, una campaña "que hemos tenido que paralizar", indica el creador, quien asegura que también quedan en suspenso, desde su firma, los trajes de novia e invitadas, "de acuerdo con nuestros clientes".

Precisamente, muchas parejas ya han decidido posponer su boda en estos días y algunos, temiéndose contratiempos, incluso las previstas en abril.

España es el segundo país productor en moda nupcial del mundo, después de China. Un sector ágil, pero condicionado ahora por las circunstancias

La firma Hannibal Laguna, una de las más solicitadas en el diseño de novia, ha reseñado que en el caso de sus pedidos del extranjero "las ventas y peticiones tanto de clientes individuales como los de las tiendas multimarca comenzaron a disminuir progresivamente desde hace tres semanas", en especial desde Italia, donde a día de hoy este tipo de eventos ha sido suspendido o aplazado.

La firma ha cerrado su Atelier en Madrid "hasta nuevo aviso", aunque ya desde la semana pasada empezaron a recibir "cancelaciones de citas de clientas por el aplazamiento de sus bodas".

La cancelación y suspensión temporal de las pasarelas, ferias y exposiciones de venta, suponen una considerable "pérdida para las marcas", apunta Hannibal Laguna, director creativo de la firma, quien advierte de que las colecciones de novia y fiesta, al contrario que el resto de colecciones de moda, no son semestrales sino anuales.

Responden a un calendario de fabricación "muy complejo" en el que intervienen factores "artesanales" que requieren de más tiempo y previsión que otras colecciones de moda, y el hecho de posponer las fechas de ferias, pasarelas y eventos supone "la pérdida completa de una campaña anual".

Con la intención de mantener la ilusión de las novias, Manuel Cano, CEO de la firma de moda nupcial Rosa Clará, asegura que están intentando dar "soluciones individuales" a cada situación aunque, siguiendo las recomendaciones sanitarias, ya no se realizan entregas y se han "aplazado las citas".

La creadora vallisoletana especializada en novias, Esther Noriega, asegura que, de momento, no está "sintiendo" el efecto porque tenía prevista su campaña fuerte en mayo, aunque sí comenta que ha aplazado las citas previstas para "más adelante".

Pero las novias no son las únicas afectadas, la firma de sastrería masculina García Madrid explica que han entregado a toda velocidad los diseños para los enlaces más próximos y "pospuesto la segunda prueba" para aquellos que ya habían tomado medidas, comenta su director creativo Manuel García Madrid, aquellos que se casan entre junio y julio.

"Las pruebas para tomar medidas y ver propuestas han desaparecido", apunta, mientras intenta organizar el taller, "hay que hacer caso a los responsables sanitarios y adaptarse a la nueva situación", comenta, reclamando "paciencia".

EFE

Te puede interesar