Perro policía alerta sobre una mina, pero fallece debido a la explosión

La historia de "Kael", un labrador de 3 años, generó sensibilidad en la comunidad de Facebook tras decidir arriesgar su vida con tal de salvar a su compañero de trabajo de una explosión.

"Kael", un perro integrante de la Policía de Colombia, es recordado por la comunidad de Facebook como un "superhéroe" por anteponer su vida con el único objetivo de salvar a su compañero de patrullaje, quien terminó devastado al enterarse de que su mascota había fallecido producto de una bomba.

El triste suceso ocurrió en un cultivo ilícito en Tarazá, Antioquia, Colombia, donde fuerzas del orden llegaron para exterminar las 3.720 hectáreas en su lucha contra el narcotráfico, pero los delincuentes fueron más astutos y decidieron colocar minas explosivas en diferentes partes para alejar a las autoridades.

Según relata la Semana, medio encargado de cubrir el caso, el trabajo de alto riesgo comprendía un sacrificio muy grande que no amilanó a Luis Rico y "Kael", un labrador de 3 años experto en detección de explosivos que, por una leve distracción, terminó siendo víctima de los grupos criminales en los cultivos de droga.

"Cuando el perrito se sentó, el único tiempo que tuve fue para voltearme de lado porque nos activaron un explosivo de manera controlada. Yo quedé inconsciente. Decía dentro de mí: Dios mío, qué sueño tan maluco (...) Cuando volví a reaccionar solo sentía el olor a pólvora, un pitido de los oídos horrible. Me pasaba la lengua por los labios y los tenía llenos de bombas", contó.

¡Vamos, resiste mi buen amigo!

El lastimado equipo fue rescatado en helicóptero para luego ser llevados a un centro médico donde serian atendido de emergencia. "A mi perrito le pusieron un apósito abdominal para controlar la hemorragia. A mí me colocaron oxígeno. Llegamos a la clínica de Montería y nos separamos", dijo en declaraciones que hicieron eco varias páginas de Facebook.

Luis Rico estaba en buenas condiciones, pero su compañero estaba muy lastimado y su vida corría peligro. Sin embargo, al cabo de unas horas, "Kael" no pudo resistir y falleció. "Empecé a preguntar por él todo el tiempo. Yo preguntaba: 'Mi perro, mi perro. ¿Dónde está?, ¿Cómo está?'. Pero nadie me daba razón de mi perrito", lamentó.

"Empecé a llorar, porque gracias a él yo estoy acá. Estoy completo, me puedo valer por mí mismo. Si no fuera por él, créame que yo no estaría contando esta historia (...) Yo no perdí a un amigo, yo perdí a un compañero de vida", agregó Rico, tras protagonizar emotivas imágenes en Facebook.

Te puede interesar

SÍGUENOS