¡Lo que pagamos las mujeres! El “pink tax” o el recargo en precios de productos por ser más femeninos

¿Sabías que existen productos a los que se les recarga más en sus precios solo por ser más femeninos? Entérate en qué consiste el “pink tax”.

Si lo tradujéramos al castellano sería algo así como “impuestos rosas”, pero lo cierto es que el “pink tax” se ha convertido en todo un enemigo de los bolsillos de las mujeres.

Una gran variedad de productos que se encuentran en el mercado suelen tener un importante incremento en sus precios solo por estas dirigidos al público femenino. Ya ni siquiera pasa por un tema de calidad, únicamente las marcas se toman el trabajo de ver que esta mercancía llegará a manos de las mujeres y, por lo tanto, la caja registradora sonará con más ganancia para ellas.

Este interesante término en la economía de nuestros días no hace otra cosa más que reforzar los ya cuestionados estereotipos. Sucede que se piensa que las mujeres debemos vernos siempre bien, por tanto las grandes marcas no escatiman en incrementar los precios de sus productos para alimentar el consumo en un público ávido en “gastar siempre más”.

Tras un estudio en las tiendas de Nueva York se llegó a la conclusión de que las mujeres de dicha ciudad terminaron pagando un 7 por ciento más de dinero en más de 800 productos de 90 marcas en 24 tiendas distintas. Y ojo: se trataba de productos similares.

Si ya de por sí existe una diferencia en la brecha salarial entre hombres y mujeres, hay que agregarle ahora la diferencia de precios en la oferta de los productos. Las grandes marcas y los estereotipos se dan la mano.

 

Te puede interesar