4 mitos sobre la menopausia que toda mujer debe saber

Es necesario romper con los mitos y eliminar el estereotipo negativo de la mujer menopáusica.

Debido a que, desde el punto de vista de la medicina, históricamente la sexualidad de la mujer ha sido vinculada con la maternidad, cuando las mujeres dejan de ser fértiles y, por ende, dejan de tener la posibilidad de embarazarse, surge el estereotipo de la mujer menopáusica que se caracteriza sobre todo por ser una vieja malhumorada.

Sin embargo, la menopausia no es otra cosa que un proceso natural que ocurre en el cuerpo de las mujeres cuando éstas han alcanzado su madurez, es decir, entre los 45 y 55 años. Aunque nos han hecho creer que procrear hijos es la función primordial de las mujeres, hay que tener claro que dejar de ser fértiles no nos convierte en seres inútiles.

Por el contrario, el cese de la menstruación puede dar paso a una etapa llena de nuevas vivencias para disfrutar. Por eso es necesario eliminar el estereotipo negativo de la mujer menopáusica y para ello voy a derribar contigo 4 mitos sobre la menopausia.

1. Las mujeres dejan de tener deseo sexual

Si bien la libido puede disminuir cuando ocurre la menopausia, debido a la reducción en los niveles de estrógenos, eso no significa que el deseo desaparezca del todo y que las mujeres pierdan interés en el sexo. Por el contrario, muchas mujeres experimentan un renacer sexual a partir de los 40 años, es decir, pocos años antes de que la menopausia llegue a sus vidas. El hecho de ya no tener que preocuparse por embarazarse hace que experimenten una mayor tranquilidad al momento de tener relaciones sexuales.

En caso de resequedad vaginal, algo común durante la menopausia, se puede recurrir a lubricantes hechos a base de agua o, en todo caso, a cremas que contienen dosis bajas de estrógeno y que se aplican directamente en los tejidos vaginales.

2. Los síntomas de la menopausia no tienen remedio

Los sofocos, el aumento de peso y los problemas para dormir son algunos de los síntomas más comunes durante la menopausia y, aunque se cree que no tienen solución alguna, existen maneras de combatirlos.

El ejercicio regular y una alimentación balanceada tienen un efecto beneficioso en el mantenimiento del peso, además reducen los sofocos y ayudan a dormir mejor.

3. Las mujeres se vuelven unas amargadas

Si bien es cierto que los cambios hormonales propios de la menopausia pueden provocar estados de ánimos caracterizados por la irritabilidad, el mal humor también está ligado a cómo cada mujer experimenta este periodo de su vida.

NO TE PIERDAS: Guía de alimentación para minimizar los síntomas de la menopausia

Si te cuesta aceptar que ya no vas a concebir o si asocias la menopausia con la vejez y te niegas a aceptar que estás convirtiéndote en una mujer madura eso puede incrementar las sensaciones de irritabilidad y mal humor generadas por los cambios hormonales.

4. La menopausia es el inicio de la vejez

La menopausia no tiene nada que ver con la vejez, no es el inicio de la tercera edad. La pérdida de la capacidad de embarazarte no es otra cosa que eso: el fin de la función ovárica y el inicio de una nueva etapa en tu vida en la que puedes seguir relacionándote con tu cuerpo y con tu sexualidad de manera positiva.

Te puede interesar