‘Broche de oro’: la clave para tener un final perfecto en la intimidad

Siempre dicen que lo mejor se deja para el final, esa es la clave para disfrutar más del sexo.

Quien diga que el sexo no es importante en la relación está mintiendo. Por eso, cuando llevas muchos años con una persona, uno tiene que implementar nuevas prácticas sexuales para no caer en el espiral de la monotonía.

Para evitar esto es importante que busquen poses sexuales en las que tu pareja pueda estimular el clítoris. Además, poner un broche de oro en la intimidad. Toma un lápiz y papel para que apuntes estos consejos.

Esta es una de las poses sexuales más placenteras, ya que es para el final. ¿Por qué es perfecta? Porque permite que ambos lleguen al clímax en tan solo un minuto.

Para esto los preliminares son esenciales para que todo fluya. Así que ambos se tienen que estimular con besos, caricias y juegos previos. Luego pueden pasar al sexo oral e incluir juguetes sexuales.

Cuando ambos ya estén excitados es el momento ideal para disfrutar de esta pose sexual.

¿En qué consiste la pose sexual del broche de oro?

Tú te tienes que recostar en un lugar cómodo. Después colocarte como si fueras a hacer una cucharita.

Tu pareja te penetrará por la parte de atrás, sujetándose de tu cadera y apoyándose en la parte trasera de tu cuerpo.

Esta pose es ideal porque permite una profundidad absoluta y que estimulen a  la vez el clítoris.

Te puede interesar

SÍGUENOS