• https://wapa.pe/sexo/1471788-sexualidad-rompe-monotonia-relaciones-sexuales-poses-sexuales-pareja

No caigas en la monotonía e innova en la intimidad con estas poses sexuales

Sal de tu zona de confort y sorprende a tu pareja con estas poses sexuales.

En una relación es importante el respeto y el amor, pero el sexo también es un punto que alimenta a la pareja.

Muchas veces, conforme van pasando los años, la relación cae en la monotonía.

Por eso, los psicólogos especializados en terapia de pareja recomiendan que para que la relación no caiga en la rutina y siempre mantengan la llama de la pasión encendida, prueben innovando con poses sexuales que les ayude a disfrutar más del sexo.

Así que aquí te mencionaremos algunas poses sexuales que te ayudarán a innovar en la intimidad y que llegues al máximo placer.

1. Cabalgata invertida

En esta pose sexual el hombre tiene las rodillas flexionadas sobre el borde de la cama y la mujer se inclina por completo hacia atrás hasta recostarse sobre su cuerpo.

Esta pose es fantástica para la estimulación del punto G y permite un fácil acceso al clítoris.

Él puede acariciarle los senos y besarle el cuello, mientras ella le guía las manos t le muestra cuáles son sus zonas erógenas.


2. Levántate y dame

El hombre comienza calentando a su pareja con un poco de sexo oral. Antes de continuar, la mujer debe levantar la rodilla.

Será más sencillo si ella rodea los hombros de su pareja con los brazos. Él puede ayudarla sujetándole los pies, los muslos o el trasero.

Alterna con ella acostada sobre un lado y luego recostada sobre el otro. Él puede apoyarse en sus hombres mientras la penetra.

3. En cuatro y al suelo

Con seguridad habrás visto la pose de la carretilla en libros o películas: el hombre de pie penetrando a la mujer, mientras ella se apoya con las manos en el suelo.

Parece interesante, pero no es ni fácil de hacer ni placentera. En lugar de tratar algo tan radical, prueba con la siguiente alternativa.

Para que puedan disfrutar ambos, ella comienza con la cabalgata invertida y luego, lentamente, se inclina hacia adelante hasta apoyar las manos en el suelo.

Si quieren una variante más arriesgada ya atlética, empiecen uno frente al otro, con la mujer sentada encima.

Después, ella se arquea hacia atrás hasta tocar el suelo con la manos formando una especie de puente.

Luego, con las manos apoyadas en el suelo, se impulsa hacia arriba y hacia abajo sobre el cuerpo del hombre.

Te puede interesar