¿Cuál es el nivel de contagio de COVID-19 vía alimentos y empaques?

La FDA aclaró que la evidencia disponible no respalda esta vía de transmisión del nuevo coronavirus.
 

Desde inicios de la pandemia, junto al uso de mascarilla y la distancia social, la desinfección de superficies ha sido uno de los pilares en la prevención del coronavirus SARS-CoV-2, que causa la COVID-19. Recientes estudios demuestran que la preocupación es mínima por esta vía de contagio.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) aseguró que actualmente hay un "enorme consenso científico internacional" que muestra que es muy poco probable que los alimentos de consumo y los envases de estos transmitan el SARS-CoV-2.

"Dado que el número de partículas del virus que teóricamente podrían captarse al tocar una superficie sería muy pequeño y la cantidad necesaria para la infección por inhalación oral sería muy alta, se considera que las posibilidades de infección por tocar la superficie de los envases de los alimentos o por comerlos son extremadamente bajas", asegura la FDA.

Si bien la FDA reconoce que teóricamente podría ser posible algún contagio, deja en claro que la evidencia científica disponible respecto a la posible transmisión del nuevo coronavirus mediante las superficies se ha centrado en la detección de parte del material genético del virus, pero no se han establecido casos directos de infección humana a partir de este tipo de infección.

"El hallazgo del ARN del virus no implica la presencia de un virus con capacidad de replicación e infección (viable) que pueda transmitirse y tener inóculos suficientes para iniciar una infección invasiva. Un pequeño número de estudios han aislado SARS-CoV-2 viable tomado de muestras del aire cercano a pacientes de COVID-19″, sostiene, por su parte, la Organización Mundial de la Salud.

En esa misma línea, la organización destaca que la principal vía de contagio es de persona a persona, a través de aerosoles, microgotas que las personas infectadas expulsan al hablar o respirar, o mediante gotículas más grandes liberadas cuando la persona tose o estornuda.

"Es especialmente importante señalar que la COVID-19 es una enfermedad respiratoria que se transmite de persona a persona, a diferencia de los virus gastrointestinales o transmitidos por los alimentos, como el norovirus y la hepatitis A, que suelen enfermar a través de alimentos contaminados", precisa la FDA.

Esta recomendación se suma a las directiva de la Organización Mundial de la Salud, que desaconsejan la desinfección de espacios públicos a través de cloro en aerosoles. Esta práctica se instaló en el mundo al inicio de la pandemia cuando aún no se conocía mucho sobre las principales vías de contagio del nuevo coronavirus.

Para la OMS, los esfuerzos deben estar centrados en la transmisión de persona a persona mediante aerosoles, por lo que es fundamental primar la ventilación de espacios cerrados y continuar con el uso de mascarillas y el distanciamiento social.

"Existen pocas pruebas de la transmisión por medio de fómites (objetos o materiales que puedan estar contaminados con virus viables, por ejemplo, utensilios y muebles o, en entornos de la organización.

Te puede interesar

SÍGUENOS