Identifican una proteína como posible responsable de la gravedad de la COVID-19

De más de 200 factores candidatos, los investigadores identificaron una glicoproteína llamada transferrina como procoagulante, que empeoraría a los pacientes COVID-19.

Los constantes estudios para saber todo en cuanto al comporamiento del nuevo coronavirus siguen en marchas. Además de trabajar en la vacuna, científicos han encontrado una proteína que influenciaría en la gravedad de los pacientes COVID-19.

La Escuela de Biociencias de la Universidad de Kent (Reino Unido) y el Instituto de Virología Médica de la Universidad de Goethe, Frankfurt am Main (Alemania) han identificado que una glicoproteína conocida como transferrina puede aportar de manera clave a formas graves de COVID-19.

A la fecha, se desconoce por qué algunas personas desarrollan solo síntomas leves o ninguno cuando se infectan, mientras que otros experimentan formas severas a causa del nuevo coronavirus.

Se sabe que el riesgo de que la COVID-19 se vuelva grave aumenta con la edad y es mayor en los hombres que en las mujeres. Muchos casos graves se caracterizan por el aumento de la coagulación de la sangre y la formación de trombosis.

El grupo de investigadores combinó los datos existentes sobre la expresión de los genes en los seres humanos y las células infectadas para buscar las moléculas que intervienen en la coagulación de la sangre que difieren entre las mujeres y los hombres, cambian con la edad y se regulan en respuesta a la infección por el SARS-CoV-2.

De más de 200 factores candidatos, los investigadores identificaron una glicoproteína llamada transferrina como procoagulante (una causa de la coagulación de la sangre) que aumenta con la edad, es mayor en los hombres que en las mujeres y es mayor en las células infectadas por el SARS-CoV-2.

Por lo tanto, la transferrina puede tener potencial como biomarcador para la identificación temprana de los pacientes con COVID-19 que corren un alto riesgo de padecer una enfermedad grave.

"Es muy emocionante participar en un estudio tan importante que puede mejorar las terapias para COVID-19 en su forma más grave", manifestó la primera autora del estudio, Katie-May McLaughli. Con información de EuropaPress.

Te puede interesar