Día Mundial del Riñón: mitos y verdades sobre la enfermedad renal

En el marco del Día Mundial del Riñón que se celebra el 12 de marzo, te compartimos algunos datos importantes sobre la enfermedad renal.

La enfermedad renal, es un término que se utiliza en un estado en el cual los riñones están dañados y no cumplen con sus funciones correctamente, que es la capacidad de filtrar la sangre, originando que los desechos se acumulen en el organismo, lo que pone en riesgo la salud de los pacientes.

En el Perú, son más de 3 millones de personas que sufren de enfermedades renales y muchos de ellos no lo saben.  Entre los principales factores de riesgo para desarrollar insuficiencia renal crónica se encuentran la diabetes y la hipertensión.

Es así que, si estas dos enfermedades si no son controladas correctamente aumentan el riesgo de desarrollar insuficiencia renal crónica.

De esta manera, la Dra. Ana Aguilar Rodríguez, nefróloga de Fresenius Medical Care del Perú da a conocer cuáles son los mitos y verdades de la enfermedad renal que muchas veces pueden confundir a las personas a la hora de tomar precauciones

Mitos y verdades sobre la enfermedad renal

1. Los pacientes con enfermedad renal deben tomar grandes cantidades de agua

No necesariamente se deben consumir grandes cantidades de líquido. El agua es necesaria para mantener el balance de líquidos del organismo y depende de cada individuo la cantidad.

La recomendación de agua, por ejemplo, a los pacientes que padecen cálculos renales o infección de tracto urinario con función renal normal, sí es ingerir grandes cantidades de líquidos.

2. Donar un riñón afecta la salud y función sexual

La donación de un riñón es segura y no afecta a la función sexual. Un donante renal puede vivir una vida normal siguiendo unas recomendaciones de estilo de vida saludable y con controles periódicos.

Asimismo, mantienen una vida sexual, marital y reproductiva, normal. En el Perú, aún falta cultura de donación, la cifra de donantes no alcanza el promedio de otros países, solo son 2 donantes por cada millón de habitantes.

3. Todas las enfermedades del riñón son incurables

Con un diagnóstico temprano y tratamiento oportuno algunas enfermedades son curables y en otras conseguimos enlentecer la progresión.

Por ello, la necesidad de realizarse un chequeo preventivo y estudios de laboratorio como exámenes de sangre y de orina para detectar la enfermedad.

4. Me siento bien, así que no necesito continuar con el tratamiento para mi problema renal

Muchos pacientes con enfermedad renal crónica se sienten bien con una terapia apropiada, así que ellos abandonan el tratamiento y las restricciones dietéticas.

El abandono del tratamiento es peligroso y puede desencadenar una rápida progresión de la enfermedad renal y en corto tiempo estos pacientes pueden llegar a un estadio avanzado y requerir tratamientos que sustituyen la función de los riñones, como son la diálisis y/o el trasplante.

5. La diálisis en un paciente con falla renal es permanente

Si la falla renal es aguda, puede que el paciente requiera la terapia con diálisis un tiempo y posteriormente se recupere dependerá del tipo de falla renal. 

En estadios avanzados de enfermedad renal (Enfermedad renal crónica terminal o avanzada) se requiere tratamiento de soporte con diálisis de manera regular de por vida.

Te puede interesar