¡Nuevo hallazgo! Identifican la bacteria que ocasionaría el Alzheimer

El Alzheimer no solo podría ser solo una enfermedad, también una infección.

Nueva información sobre una de las enfermedades que genera mucho temor en la población, el Alzheimer, ha generado revuelo por la hipótesis sobre su origen. Un grupo de científicos descubrió que esto se trataría infección.

Un reciente estudio publicado en Science Advances, sostiene que el Mal de Alzheimer no sería sólo una enfermedad, sino una infección y que el que lo ocasionaría sería una bacteria.

"Agentes infecciosos han estado implicados en el desarrollo y la progresión de la enfermedad de Alzheimer anteriormente, pero las pruebas de su causalidad no han sido convincentes", dijo el autor principal de la investigación, Stephen Dominy.

Ante ello, la especialista recalcó que por primera vez hay pruebas "sólidas" que vinculan "el patógeno gramnegativo, intracelular, Pg, y la patogénesis del Alzheimer, mientras que también se demuestra el potencial de una clase de terapias de moléculas pequeñas para cambiar la trayectoria de la enfermedad".

Para llegar a esta conclusión, los científicos encargados de la investigación identificaron la bacteria Pg, el patógeno clave en enfermedades crónicas periodontales (aquellas que pueden causar gingivitis y que pueden degenerar en pérdida de hueso o de inserción colágena) en los cerebros de pacientes con Alzheimer.

Al dar con este resultado, los expertos empezaron a investigar por lo que, en modelos con ratones, las infecciones orales de Pg llevaron a la colonización del cerebro y a una producción aumentada de la proteína Beta-amiloide, un componente de las placas amiloideas asociadas de manera común con el Alzheimer.

Consecutivamente, en el proceso detectaron las proteasas (enzimas que rompen los enlaces peptídicos de las proteínas) tóxicas del organismo en las neuronas de los enfermos de Alzheimer.

Entonces, para dar un alto a la continuidad de la bacteria Pg, los investigadores efectuaron una serie de terapias con moléculas pequeñas que tenían como blanco esas proteasas. Tras ello, enseñaron que la inhibición por COR388, el compuesto más prometedor y el sujeto del programa de desarrollo clínico de Cortexyme, redujo la carga bacterial de una infección de Pg en el cerebro, bloqueó la producción de beta-amiloide, disminuyó la inflación neuronal y protegió las neuronas del hipocampo.

Cabe mencionar que porphyromonas gingivalis es una bacteria periodontopatógena altamente prevalente en la periodontitis, una enfermedad que junto a la gingivitis o pérdida de piezas dentales crean una disbiosis oral, la cual ha sido asociada en estudios epidemiológicos con el desarrollo de Alzheimer.

Te puede interesar