5 maneras naturales para combatir el dolor de rodillas

El sobrepeso y el sedentarismo son los principales causantes de sufrir constantemente de dolor en las rodillas. 

Las extremidades inferiores soportan el peso de nuestro cuerpo, por lo que es normal que, las articulaciones y los huesos de esta zona, estén sometidas a un desgaste considerable. Por esta razón, el dolor de rodillas es una de las afecciones más comunes que se puede manifestar a cualquier edad.

En la mayoría de los casos se puede combatir de forma natural, pero, en otros este problema requerirá de un tratamiento especializado. Por ello, antes de realizar cualquier remedio casero, lo más recomendable es acudir a un experto en la salud y sí tener un diagnóstico certero.  

A continuación, te presentamos algunas maneras de aliviar el dolor de rodillas desde la comodidad de tu casa, según especialistas.

1. Compresas calientes

Es uno de los tratamiento más recomendados para pacientes con artritis, para aliviar el dolor y la rigidez. Coloca sobre la zona afectada por unos 15 minutos, varias veces al día y listo.

2. Estiramientos

Una de las principales causas de este malestar es el sedentarismo. Según expertos, la falta de movimiento no solo da paso al sobrepeso, sino también al mal funcionamiento de las articulaciones. El taichí y el yoga son una excelente opción para combatir esta afección.

3. Masajes

Además de ser indoloro, los masajes tienen el poder de mejorar el movimiento de las extremidades inferiores y otras partes del cuerpo. En el mundo de la fisioterapia, los tratamientos más comunes son la electroterapia o la mecanoterapia. Pero, antes de optar por uno de ellos, lo mejor es que consultes con un especialista.

4. Compresas frías

Al igual que las calientes, las compresas frías tienen la misma efectividad para aliviar la inflación que produce dolor. Coloca sobre la zona afectada por unos 30 minutos dos veces al día.

5. Ejercicios

Es la mejor manera de mantener la salud de las rodillas, pero recuerda hacer aquellos que no sean de alto impacto y que vayan acorde a tu estilo de vida. Sentarse en el aire, es una de las rutinas más recomendadas.

Coloca tu espalda contra la pared, separa tus piernas y desciende lentamente como si te fueras a sentar. Mantén esa posición por unos 10 segundos y sube.

Te puede interesar