Sujeto que abusó sexualmente de su hija, intentó quemarla tras ser puesto en libertad

José Felizardo Zoriano, pese a tener ocho denuncias por abuso sexual infantil y un atentado contra su propia hija, fue puesto en libertad por la Sala Mixta de Apelaciones de Jaén.

¡Indignante! Una pequeña de sólo 13 años vive todo un calvario a causa de la presencia de su propio padre, quién en el mes abril intentó abusar sexualmente de ella. El hombre fue capturado por la Policía Nacional; sin embargo, sólo 20 días después fue puesto en libertad, para que intente quemar a su víctima.

Según información policial, la menor "Kelly” de 13 años, fue atada de manos al techo por su padre José Felizardo Zoriano para ser violentada sexualmente.

Felizardo fue capturado, pero solo pasó veinte días en prisión preventiva, pues tres jueces  de la Sala Mixta de Apelaciones de Jaén: Leonardo Cipriano Purihuamán, Emiliano Sánchez Bances y Harold Ortiz Carrasco, autorizaron su libertad el último martes 16 de junio, pese a la grave acusación en su contra.

Un nuevo ataque

Al salir en libertad, José Felizardo llegó hasta el pueblo de Paltapampa, en Cajamarca, y esperó a que la madre de sus hijas fuera a comprar para volver a atacarlas.

El hombre ingresó por el techo de la vivienda para rociar con alcohol y golpearle en la cabeza a su hija 'Kelly'. La niña se desmayó y despertó con las imágenes de su casa quemándose y apunto de consumir su cuerpo. Gracias a la rápida acción de sus vecinos, Kelly logró salir con vida.

La inacción policial

“Él (José Felizardo) me quiere matar. Mis brazos, mis dedos se han quemado. Mis pelitos se han quemado. Se han quemado mis cositas, mis tareas, todo se ha quemado. Me golpeó mi cabeza y me tiró alcohol. Yo ya no quiero estar acá, tengo miedo, narró la pequeña a su tía.

Asimismo, reveló que fue hasta la comisaria de su pueblo para denunciar el hecho; sin embargo, la Policía Nacional no quiso escucharla.

"Yo me puse de rodillas, le rogué al policía de rodillas, no me hacían caso. Me dijo ¡cállate!- Voy a denunciar, le dije - ¡Anda pues!, me gritaba. No me creían, nada me creían”, expresó la menor.

Según información de Wayka, el sujeto tiene ocho denuncias por abuso sexual acumuladas desde hace diez años. 

La pequeña se encuentra internada y asistida por profesionales, pues el shock provocado por su progenitor ha sido grave. Hasta el momento, no hay rastro de su agresor. 

Te puede interesar