Niña de 12 años graba a su tío violentándola sexualmente

En su desesperación por desenmascarar a su depravado tío, una niña idealizó un plan para demostrar el delito.

Leandro Sebastián Martínez (41) es un hombre prófugo de la justicia. Su sobrina, una niña de 12 años cansada de los abusos sexuales de su tío, decidió grabarlo para ponerlo en evidencia ante sus familiares.

Constantemente, la menor de inicial V. (12), con consentimiento de sus padres, se quedaba a dormir en la vivienda de Leandro Martínez, quien es esposo de la prima hermana del padre de la menor. Fue una confesión de la menor vía WhatsApp con su amiga del colegio, lo que alertó a sus padres, Daniela y Pablo.

Hola, no sabés lo que me pasó, mi tío me tocó... Estábamos los cuatro en la cama y me desperté con él tocándome. Yo cerraba las piernas y él hacía más fuerza. Como que me quiso violar”, reveló la niña a su amiga. La conversación de las menores fue leída por la madre de la amiga de V., quién rápidamente dio aviso a sus padres.

"No podíamos creer que (Leandro) fuera culpable de algo así, siempre lo veíamos con sus hijos y mostraba dedicación para cuidarlos. Precisamente, V. se hacía pis (se orinaba) encima desde los 6 años. Un día lo ví cerca de ella, creí que tal vez  había tocado la cama para ver si no estaba mojada", detalló el papá.

Luego de hablar con su hija, Daniela y Pablo fueron a hablar con la suegra de Leandro, quién suplicó que no denunciaran el hecho por temor a la salud de la esposa del depravado hombre, quien se encontraba gestando.

La pareja decidió acceder al pedido de la mujer y V. nunca más visitó la casa de su tío. Sin embargo, en una reunión de familia, y con ansias de que se sepa la verdad, la valiente niña decidió llevar a su tío hasta una habitación de la casa donde había cámaras de seguridad para que quede registrado lo que el hombre le hace cuando lo dejan solos.

“¿Viste que mis papás pusieron cámaras de seguridad?”, le dijo en un momento V. al hombre, quien mira la cámara. “Me apretó el cuello y me dolió mucho”, confesó la niña a sus padres.

Los progenitores, al ver el vídeo decidieron denunciar el hecho ante las autoridades de Argentina, país dónde se dio el hecho. Sin embargo, el pervertido hombre fugó y hasta ahora se desconoce su paradero.

Mira el vídeo aquí

Te puede interesar