La doula: tu compañera ideal en el parto natural

Una doula es una mujer que acompaña y apoya a otra durante el embarazo, el parto y los primeros cuidados del recién nacido.

En una época como la actual en que cada vez es más común oír hablar de la violencia obstétrica y ginecológica de la que las mujeres son víctimas, surgen nuevas opciones para vivir el embarazo y el parto.

Es así que nace la figura de la doula, la acompañante perfecta para las que desean experimentar un parto natural en el que su cuerpo y sus emociones sean acogidos y respetados.

Armada del conocimiento propio de la partería tradicional, la doula brinda una serie de cuidados a nivel emocional que pueden hacer una gran diferencia en la vivencia del embarazo y el parto como momentos placenteros y enriquecedores para la futura mamá.

¿Que significa ser una doula?

La palabra doula es de origen griego y significa sirviente de la mujer, pero este término tomó un nuevo significado a partir de 1966 cuando se la mencionó en un libro que hablaba sobre mujeres que ayudan a otras durante la lactancia y los cuidados del recién nacido.

Una doula es una mujer que brinda acompañamiento e información a otra mujer durante el proceso de la maternidad, es decir, durante el embarazo, el parto y también durante el posparto o puerperio, en el que la apoya en su propio cuidado y en el cuidado del bebé que acaba de nacer.

Ya que la doula no es una profesional de la salud no puede ofrecer diagnósticos ni recetas ni tampoco puede atender los partos, su labor es únicamente acompañar, sobre todo física y emocionalmente, a la mujer embarazada o parturienta.

El acompañamiento y la ayuda que brinda puede incluir masajes, apoyo a la hora de bañarse o de trasladarse de un lugar a otro, darle ánimos cuando sea necesario, escucharla con atención cuando se sienta preocupada, explicarle a ella y a su familia cualquier duda que tengan con respecto al embarazo o al parto.

También puede brindar información actualizada y confiable sobre las técnicas o ejercicios que pueden ayudar durante el parto, así como los cuidados para la madre y el bebé pero no se encarga de aconsejar ni recomendar sino simplemente de informar para que así la mujer embarazada pueda elegir lo que crea más conveniente para ella.

Frente al trato deshumanizado, el exceso en la medicalización y la patologización de los procesos naturales de las mujeres, la doula es una mano amiga que le da bienestar emocional a la mujer con el fin de que experimente una vivencia positiva de la maternidad.

¿Cómo entrenarse para ser una doula?

Para prepararse para ser una doula es necesario llevar a cabo un curso en el que se realiza un entrenamiento teórico y práctico que consiste no sólo en obtener la información necesaria para brindar acompañamiento emocional y físico a la futura mamá sino que también es necesario asistir a algunos partos para que se viva la experiencia de manera previa y dirigida antes de ejercer como doula

En Lima, desde hace más de una década, la casa de nacimiento Pakarii, dirigida por la Dra. Angela Brocker, dicta un curso de formación de doulas que dura tan sólo un fin de semana.

Beneficios de tener una doula

Entre los muchos beneficios de tener una doula que acompañe a la mujer durante su experiencia de la maternidad uno de los más importantes es que la presencia de una doula durante el parto hace que las mujeres necesiten menos medicación o no la necesiten del todo, así como también reduce la cantidad de cesáreas.

Te puede interesar