¿Cómo preparar un exfoliante de maracuyá para lucir una piel radiante?

Conoce todos los beneficios que la maracuyá le aporta al cuidado de la piel del rostro al usarla como exfoliante.

La limpieza del rostro es uno de los pasos dentro de toda rutina facial que más atención requiere pues permitirá que el cutis absorba mejor los nutrientes de cualquier mascarilla que nos apliquemos después.

Y es que el cuidado de la piel también exige que exfoliemos nuestra dermis al menos una vez por semana. Para esta tarea tenemos una amplia variedad de ingredientes naturales; pero, esta vez, te enseñaremos cómo preparar un exfoliante a base de maracuyá.

¿Cuáles son las propiedades de la maracuyá para la piel?

Este delicioso fruto tropical mayormente es utilizado para preparar postres, jugos y mermeladas, por citar algunos ejemplos; sin embargo, también puede servir como un potente exfoliante gracias a la abundante cantidad de vitaminas y minerales que posee.

No en vano muchos productos cosméticos tienen como principal fórmula a esta fruta en sus cremas hidratantes y humectantes.

La maracuyá posee vitamina A (en forma de carotenoides), C, E y también vitaminas del grupo B y diversos minerales como el potasio, calcio, fósforo y magnesio y otros nutrientes como la fibra, carbohidratos y azúcares naturales.

Todos estos beneficios estimulan la producción de colágeno lo que genera que la dermis luzca más joven, elástica y radiante. En ese sentido, esta fruta también ha sido dotada con excelentes propiedades rejuvenecedoras que previenen la formación de arrugas.

¿Cómo hacer un exfoliante de maracuyá?

Ahora que ya conoces las propiedades que contiene la maracuyá te explicamos cómo preparar este exfoliante casero. El proceso es muy sencillo y solo necesitarás una maracuyá y un algodón (para aplicarlo en el rostro).

En una licuadora vierte todo el contenido de la maracuyá, incluyendo las semillas, y licúa por unos segundos. Cuando tengas listo el preparado coge con cuidado el algodón y remójalo en el jugo de maracuyá. Realiza este proceso con suaves toques durante unos minutos y deja que actúe por otros cinco minutos más.

No olvides que antes de aplicarte el exfoliante tu rostro debe estar limpio y sin rastros de maquillaje. Te recomendamos practicar este ritual por las noches y una vez por semana. Sé constante y comenzarás a notar una notable mejora en la piel de tu rostro.

 

Te puede interesar

SÍGUENOS