Conoce qué libros publicó el nuevo presidente del Perú, Francisco Sagasti

El actual presidente de la república, Francisco Sagasti, escribió 25 libros y 150 artículos académicos. 

El investigador, ingeniero industrial y político, Francisco Sagasti, se convirtió en el actual presidente del Perú este 17 de noviembre en medio de una fuerte crisis en el país tras haber renunciado Manuel Merino a un efímero gobierno. 

El militante del Partido Morado, luego de haber anunciado un emotivo mensaje a la Nación, citando un poema de César Vallejo, te contamos qué libros ha publicado hasta el momento.

¿Qué libros escribió Francisco Sagasti?

El escritor ha publicado 25 libros entre el idioma español e inglés y más de150 artículos académicos. Algunos en coautoría con politólogos e investigadores, que tratan sobre tecnología, innovación, democracia y buen gobierno.

De los más destacados se encuentran: 

- El reto del Perú en la perspectiva del tercer mundo (1972)

- Conocimiento y desarrollo: ensayos sobre ciencia y tecnología (1988)

- Imaginemos un Perú mejor (1989)

- La política científica y tecnológica en América Latina (1983)

- The Future of Development Financing: Challenges and Strategic Choices (2005)

- Una búsqueda incierta. Ciencia, tecnología y desarrollo (1996)

- Democracia y buen gobierno (1999)

- Un desafío persistente. Políticas de ciencia, tecnología e innovación en el Perú del siglo XXI (2017)

¿Cuál es el poema de César Vallejo que leyó Francisco Sagasti?

Considerando en frío, imparcialmente…

Considerando en frío, imparcialmente, que el hombre es triste, tose y, sin embargo, se complace en su pecho colorado; que lo único que hace es componerse de días; que es lóbrego mamífero y se peina…

Considerando que el hombre procede suavemente del trabajo y repercute jefe, suena subordinado; que el diagrama del tiempo es constante diorama en sus medallas y, a medio abrir, sus ojos estudiaron, desde lejanos tiempos, su fórmula famélica de masa…

Comprendiendo sin esfuerzo que el hombre se queda, a veces, pensando, como queriendo llorar, y, sujeto a tenderse como objeto, se hace buen carpintero, suda, mata y luego canta, almuerza, se abotona…

Considerando también que el hombre es en verdad un animal y, no obstante, al voltear, me da con su tristeza en la cabeza…

Examinando, en fin, sus encontradas piezas, su retrete, su desesperación, al terminar su día atroz, borrándolo…

Comprendiendo que él sabe que le quiero, que le odio con afecto y me es, en suma, indiferente…

Considerando sus documentos generales y mirando con lentes aquel certificado que prueba que nació muy pequeñito…le hago una seña, viene, y le doy un abrazo, emocionado. ¡Qué más da! Emocionado… Emocionado…

Te puede interesar