“A mi sobrino: cómo cambiaste mi vida”, carta de una tía

Los sobrinos son el mejor regalo que puede recibir una tía, se convierten en sus engreídos y llegan a transformar por completo nuestras vidas.

El  tener un nuevo integrante en la familia llena de alegría la casa y cambia la vida de los integrantes de la familia como a la tía, quienes son las mujeres que están pendientes y dispuestas en ayudar con el cuidado de su sobrino. Así, lo demuestra  Isa Monge, quien escribió una carta a su querido sobrino, en la cual expresa el amor y las experiencias que ha vivido junto a este pequeño ser. 

“Sin embargo, a la edad de 15 años recibí la mejor noticia que me han dado hasta la fecha: ¡me iba a convertir en tía por primera vez! Desbordaba dicha por todos los poros. Ya podía ver a ese pequeñito, sonriente, cachetoncito, y yo cuidándolo, mimándolo, dándole besitos, cargándolo y queriéndolo todos los días. Estaba tan contenta que corrí a contarles a todos mis amigos; yo creo que me vieron tan emocionada que lo único que hicieron fue abrazarme y felicitarme con una sonrisa en su boca.

TAMBIÉN LEE: "A ti, mi hermana de diferente sangre" carta a mi mejor amiga


Lo vi por primera vez cuando tenía un mes de nacido. ¡Estaba hermoso! Lo tomé en mis brazos y me imaginé todas las cosas que pasaríamos juntos, todo lo que yo podría enseñarle a ese pequeñito. Jugaríamos, saltaríamos, correríamos, nos reiríamos juntos, pero jamás me imaginé que ese niño me enseñaría también a mí grandes cosas.
La primera lección que ese pequeño me dio fue que el amor a primera vista sí existe. Lo comprobé al conocerlo. Aprendí también que, en la inocencia de un niño, no se necesitan grandes lujos para ser feliz: él no diferenciaba los juguetes más caros de los más baratos, podía jugar contentísimo por horas con una caja de cartón o una botella de plástico. Aprendí el poder de la imaginación, pues, conforme iba creciendo, iba siendo más creativo con sus juegos: una rama en cruz podía ser un avión, una espada o cualquier cosa que se pudiera imaginar.


Lo amo mucho, estoy enamorada de ese pequeñito, de su inocencia y de sus ojitos tiernos. Quiero que sea un hombre de bien, que tenga éxito en la vida, y voy a dar lo mejor de mí para ser la mejor tía que haya podido tener. Quiero que sepa que desde ya me siento orgullosa del pequeñito hermoso que es.
Él vino a este mundo a cambiar mi vida para bien. Sé que no es mi hijo, pero lo quiero como si lo fuera, porque lo he visto crecer, lo he querido desde que nació y lo voy a querer hasta el último de mis días.
Hermoso sobrino, quiero que sepas que cuentas conmigo, con tu tía, para todo lo que necesites”.

NO TE PIERDAS: “Todos regresan, todos”, carta para dejar que el tiempo lo diga todo

Si vas a ser tía o ya lo eres, te brindamos unos tips para ser la tía más genial para todos tus sobrinos:

1. Dar una sorpresa

Participa con él o ella en sus juegos y motívalo a que desarrolle sus habilidades innatas como la creatividad, deporte, el trabajo en equipo, la paciencia, entre otros. 

2. Planea paseos divertidos

Puedes ir al parque, piscina, al cine u otro lugar como los juegos mecánicos. 

3Abrázalos

En especial en los momentos que cometen un error o se tropiezan, abrázalos por más que no se queje o llore. 

4. Enséñales lo que tú haces

De esa manera, se involucrarán en tus actividades y aprenderán que el trabajo no solo puede ser divertido, sino de personas responsables.

5. No ser muy estricta

Lo mejor de una tía esque permite hacer travesuras. Los niños no deben de dejar de comportarse como niños.  

 

Te puede interesar