¿El sexo necesita penetración?

Hacer cosas de forma diferente estimula el cerebro a liberar dopamina, sustancia química que aumenta la intensidad erótica.

El sexo está a la orden del día. Lo puedes encontrar en la pared, en el anuncio de un licor, pegado a un mostrador, o en donde menos te lo esperas, pues es un lenguaje universal que no necesita de palabras, solo de sensaciones.

Contrariamente a lo que tradicionalmente se piensa, que el sexo tiene como principal protagonista el acto de la penetración, los encuentros íntimos también tienen carácter emocional, que pueden incluir todo tipo de prácticas que van desde la masturbación mutua, pasando por los besos, el frotamiento, entre otros actos.

El sexo dejó de ser solo para el coito heterosexual, cuyo objetivo primario es la reproducción, gracias a las necesidades del nuevo mundo. Es que las relaciones sexuales comunes, o sea con penetración, simplemente no proporcionan suficiente estimulación directa al clítoris, por eso solo alrededor del 25% de las mujeres son consistentemente orgásmicas, según publicó en 2005 la filósofa científica Elizabeth Lloyd en su polémico libro The Case of the Female Orgasm de la Harvard University Press.

Además, algunas mujeres nunca producen mucha lubricación, otro motivo por el cual el sexo tradicional les resulta incómodo incluso con lubricante. Alrededor de los 40 años, a medida que las mujeres comienzan la larga transición a la menopausia, muchas más desarrollan sequedad vaginal que los lubricantes pueden no resolver, y eventualmente la pared vaginal se adelgaza, lo que puede significar dolor en las relaciones sexuales.

Por ello tener relaciones sexuales sin necesidad de penetración es la mejor opción para muchas mujeres. Sin embargo, esta práctica necesita un poco de esfuerzo, ajustes y confianza por parte de ambos amantes.

Los terapeutas sexuales recomiendan masajes, caricias y juegos para sustituir el coito vaginal. Enfócate en todas las formas en que ambos pueden disfrutar. Recuerda que hacer cosas de forma diferente estimula el cerebro a liberar dopamina, sustancia química que aumenta la intensidad erótica.

Te puede interesar

SÍGUENOS