Yoga: Cinco beneficios de las posturas de pie

Estas posturas enseñan el sentido de la dirección y el el centro de gravedad del asana. Están diseñadas para lograr que el cuerpo sea fuerte y estable. 

Por: Aspasia Narváez

Las primeras posturas que uno aprende cuando empieza a practicar yoga son las asanas o posturas de pie, llamadas Uttistha Sthiti. Las asanas de pie son accesibles y traen la conciencia del cuerpo a los principiantes creando las bases de un fundamento firme y saludable en la practica, aumentando también la vitalidad y contrarrestando los efectos de la vida sedentaria que llevamos. Con estas asanas el practicante empieza a emprender el viaje hacia el interior.

NO DEJES DE LEER: Cómo empezar a hacer yoga en casa

Son posturas elementales y fáciles de modificar. Están diseñadas para ejercitar primero la flexibilidad y hacer que luego el cuerpo sea fuerte y estable. Estar de pie estira y fortalece las piernas y los pies para que funcionen óptimamente. 

Las posturas de pie rompen el estado tamásico, inerte, flojo del cuerpo trayendo actividad y energía al practicante. Corrigen la postura y la estructura del cuerpo desarrollando la sensación de balance y la apropiada distribución del peso.

Flexibilizan los hombros, alivian la artritis, los órganos abdominales cobran fuerza, los jugos gástricos fluyen libremente favoreciendo el sistema digestivo. Son útiles para el exceso de bilis, anemia, indigestión, estreñimiento, obesidad.

Las posturas paradas incluyen todos los movimientos de la columna vertebral: flexión, extensión, latero flexión, rotación. Los músculos de la columna y las vértebras se mantienen móviles y bien alienadas aumentado así la correcta alineación del cuerpo. Esto permite crear una mayor integración del cuerpo y la mente.

Tonifican el sistema cardiovascular. La pared lateral del corazón está totalmente estirada, lo cual aumenta el suministro de sangre fresca. Las arterias de las piernas se estiran, lo que aumenta el suministro de sangre en las extremidades inferiores.

TE PUEDE INTERESAR: Cinco beneficios de sirsasana o postura de la parada de cabeza

Estas posturas enseñan el sentido de la dirección y el el centro de gravedad del asana. Nos enseñan a mantener la percepción consiente durante la práctica para luego pasar a posturas más complejas. ¡A practicar!

Te puede interesar

SÍGUENOS