¡Baja de peso por las noches! Siete secretos para lograrlo

Hoy es un gran día para bajar de peso, sí, ¡hoy! Eso es posible y no tienes que cambiar muchas cosas. Créenos, no habrá nada más genial que poder dormir con la conciencia tranquila. Tu hermoso cuerpito latino te lo agradecerá.

  • Importante:

Corre ahora mismo por un yogurt, una fruta o una barrita de cereal. Come una de ellas antes de tu almuerzo y otra antes de tu cena. Así no tendrás mucho apetito en la noche y comerás lo realmente necesario para tu cuerpo.

  • Tu cena:

No comas tarde, cerca a tu hora de dormir, de lo contrario subirás de peso. Como has comido sano entre comidas -lo que te mandamos a comprar hace un rato- no será necesario que te sirvas una cena contundente.

Quizás pienses que somos crueles y queremos matarte de hambre, pero tu cuerpo ya tiene las energías y nutrientes suficientes. Obviamente sientes ganas de comer más, pero es por la costumbre. Si evitas poner sal a tus comidas, saldrás ganando, despertarás sin hinchazón abdominal.

  • Prepara tu almuerzo de mañana:

Es mejor que cocines tu comida, mejor en la noche o llegarás épicamente tarde en la mañana. ¿Te da flojera cocinar? Entonces deberías saber que si comes en ese restaurante, por más saludable que se proclame, inevitablemente tiene más grasas en sus comidas. Piénsalo.

  • Ejercita:

Aunque creíamos que ejercitar de noche podría afectar nuestras horas de sueño, todo lo contrario: podrás dormir como un bebé y tendrás una mejor figura.

  • ¡Agua!:

Toma agua, te ayudará a bajar de peso, a limpiar tu organismo y a calmar esa hambre loco a la que estás acostumbrada. Eso sí, solo hasta una o dos horas antes de dormir para que no estés corriendo en la oscuridad de la medianoche para ir al baño una y otra vez.

  • Cuarto oscuro:

Las luces artificiales interrumpen la producción de hormonas quema-grasa. Evita tener encendidas las luces innecesariamente, a más oscura tu habitación mejor reaccionará tu organismo.

Eso incluye tu smartphone. ¡Vade retro satana!

  • Descansa bien:

Date una buena ducha, relájate y procura acostarte a la misma hora todas las noches. Dormir bien también reducirá tus riesgos de obesidad.

Tenlo en cuenta, Wapa. Si hoy puedes lograr un cambio importante, imagínate cómo serán todas las noches juntas. ¡Go, Wapa, go!

Te puede interesar