Elimina el estrés crónico con una buena alimentación

Los estudios lo dicen. Una ligera dosis de estrés puede ser beneficiosa para la salud, pues le permite al cuerpo tener los sentidos y capacidades al máximo, sin embargo, cuando este nivel de exigencia se vuelve crónico, la salud puede resultar severamente dañada.

 “Un nivel de estrés crónico constante, como el que proviene de la sobrecarga laboral, puede alterar los niveles normales de la presión arterial y el colesterol, afectando la salud cardiovascular. Además, hace que la hormona cortisol se libere, ocasionando cambios en el peso de las personas”, indicó Arnaldo Hurtado, médico nutriólogo de Laive.

La flora intestinal también puede verse amenazada con la sobrecarga de estrés, y afectar la producción de nuevas defensas en el cuerpo. “El intestino es el segundo lugar de producción de nuevas defensas. El estrés crónico puede ocasionar cambios en la frecuencia de las evacuaciones y causar períodos de estreñimiento”, alertó el doctor Hurtado.

Para combatir o prevenir los efectos nocivos del estrés crónico, el experto recomienda:

Una alimentación saludable con mayor presencia de pescado, verduras, frutas y fibra.

Incluir alimentos funcionales como los probióticos que reducen el riesgo de contraer enfermedades.

Reducir la ingesta de grasa u optar por alimentos bajos en grasa.

Consumir lácteos con adecuadas cantidades de cepas probióticas para mejorar la flora intestinal. A mayor cantidad de cepas probióticas, mayor será el beneficio.

Probióticos como el Lactobacilo Casei contribuyen a producir diariamente 1.000 millones de nuevas defensas en el intestino, que luego se exportan a otras mucosas del cuerpo.

Otra cepa probiótica como el Bifidobacterium Lactis ayuda a mejorar el tránsito intestinal luego de una ingesta diaria por un lapso de dos semanas. 

Te puede interesar

SÍGUENOS