Dormir poco ocasiona ansias de comer comida grasosa

A veces, las ganas de comer no son una respuesta a la necesidad de nuestro cuerpo, sino a las ansias de nuestra mente. Y muchas veces, nosotras somos responsables de esas ansias.

Según un trabajo realizado en la Universidad de Uppsala, cuando una persona duerme poco y duerme mal tiene muchas más ansias de comer comida grasosa, lo cual, a la larga, ocasiona el aumento de peso.

Para llegar a estas conclusiones se analizó tanto a hombres como mujeres con un peso promedio en Suecia. Luego de dormir, algunos bien, algunos mal, debían ir a hacer las compras de sus alimentos. De esta forma, se notó que aquellos que casi no habían descansado compraban un 18% más de alimentos que los demás, y que estos tenían casi un 9% más de grasa.

Esto se debería a la impulsividad y a las ansias, ambos causados por la falta de descanso en nuestro cuerpo.

En conclusión, todo empieza con un buen sueño. Recuerda que los adultos deben dormir entre 7 y 8 horas para tener energías para sus labores. No te saltes ese horario.

Te puede interesar