¿Por qué usar mascarillas podría darnos inmunidad frente a la COVID-19?

El doctor Elmer Huerta habla de un reciente estudio sobre el beneficio agregado del uso de las mascarillas durante la pandemia del coronavirus.

Una investigación científica compartida en la revista New England of Medicine revela el beneficio añadido del uso de las mascarillas tras la pandemia de COVID-19, las cuales podrían causar una especie de inmunidad a la enfermedad viral

En ese sentido, el médico oncólogo Elmer Huerta recordó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) aconsejó el uso de las mascarillas debido a la propagación del coronavirus.

"La OMS tardo mucho más. Fue recién el 5 de junio que cambió su postura y recomendó también el uso universal de las mascarillas (...) Las mascarillas han probado ser elementos esenciales en la prevención del contagio del nuevo coronavirus", mencionó el Dr. Elmer Huerta a CNN.

Asimismo, el médico Huerta indicó que científicos en Estados Unidos tienen una hipótesis importante que establece que los cubrebocas funcionan como un elemento de variolización, es decir que, si nos contagiamos usándola, la COVID-19 que tengamos sea asintomática.

"Las mascarillas no solamente actúan como una barrera física para que la persona que la use no se contagie. Sino que hace el trabajo inverso, impide que una persona sintomática o asintomática, pueda contagiar a los demás", enfatizó el galeno.

Nuevos pacientes asintomáticos

"Pero ahora, investigadores de la Universidad de California en San Francisco plantean una interesante hipótesis publicada en el New England Journal of Medicine del 8 de septiembre, que establece que las mascarillas actúan como un elemento de variolización, haciendo que si nos infectamos usándola, la enfermedad que adquirimos sea asintomática", añadió. 

¿Qué es la variolización?

Por otro lado, el experto manifestó que practicantes médicos elaboraron un método de control de la viruela a la que denominaron variolización, pues su fundamento era la observación de que un paciente que padecía el mal se volvía inmune a ella, en otras palabras, no volvía a enfermarse.

Finalmente, el médico peruano Elmer Huerta aseveró que dicho estudio detalla que en lugares en donde el uso de mascarillas es casi universal, la proporción de pacientes asintomáticos es de 80%, mientras que en territorios en donde utilizar los tapabocas no es total, la porporción de casos asintomáticos es del 40%. 

Te puede interesar

SÍGUENOS