Investigadores revelan cuánto tiempo de vida podría "reducir" la COVID-19 en personas enfermas

Los pacientes recuperados de coronavirus reducirían su esperanza de vida en algunos años, según revela estudio.

El coronavirus ha generado que científicos de todo el mundo se unan con ta intención de encontrar una cura y comprender mejor la la enfermedad y cómo actúa en las personas. Recientemente, un estudio reveló las consecuencias que produce la COVID-19 en personas ya recuperadas, debido a que "devoraría" años de vida.

Como se sabe, hasta el momento no existe una cura y se han detectado pacientes asintomáticos y personas que experimentan complicaciones con su salud, a tal punto de llevarlos hasta la muerte al no poder respirar. 

A raíz de dichos casos, un grupo de científicos e la Universidad George Mason (EE.UU.) han determinado el tiempo aproximado de vida que el virus podría ‘devorar’ a los pacientes graves, pese a que ellos superen la enfermedad, pero las secuelas serían inevitables. 

En una reciente entrevista con el canal Rossíya 24, la doctora en ciencias biológicas Ancha Baránova, profesora del centro académico en mención, señaló que la esperanza de vida de las personas recién recuperadas del COVID-19 se reduce “en un promedio de 9-10 años”.

La experta reveló que el promedio de años perdidos dependerá del género del paciente: los hombres pierden más años de vida en comparación con las mujeres. “Es decir, el COVID-19 devora 10 años de la vida futura”, resume Baránova.

No obstante, la doctora hace hincapié que estos parámetros pueden restaurarse mediante una rehabilitación completa en el período posterior a la enfermedad.

“Después del coronavirus, no hay que apresurarse a hacer el trabajo urgente que debe estar listo para mañana, porque ha estado enfermo durante dos semanas. ¡Descanse más! (...) Por lo tanto, definitivamente son necesarias 8 horas de sueño [tras recuperarse], y si usted está enfermo en este momento, entonces trate de dormir durante 10 horas”, resaltó.

¿Qué es un coronavirus?

Los coronavirus son una extensa familia de virus que pueden causar enfermedades tanto en animales como en humanos. En los humanos, se sabe que varios coronavirus causan infecciones respiratorias que pueden ir desde el resfriado común hasta enfermedades más graves como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS). El coronavirus que se ha descubierto más recientemente causa la enfermedad por coronavirus COVID-19.

¿Qué es la COVID‑19?

La COVID‑19 es la enfermedad infecciosa causada por el coronavirus que se ha descubierto más recientemente. Tanto este nuevo virus como la enfermedad que provoca eran desconocidos antes de que estallara el brote en Wuhan (China) en diciembre de 2019. Actualmente la COVID‑19 es una pandemia que afecta a muchos países de todo el mundo.

¿Cuáles son los síntomas de la COVID-19?

Los síntomas más habituales de la COVID-19 son la fiebre, la tos seca y el cansancio. Otros síntomas menos frecuentes que afectan a algunos pacientes son los dolores y molestias, la congestión nasal, el dolor de cabeza, la conjuntivitis, el dolor de garganta, la diarrea, la pérdida del gusto o el olfato y las erupciones cutáneas o cambios de color en los dedos de las manos o los pies. Estos síntomas suelen ser leves y comienzan gradualmente. Algunas de las personas infectadas solo presentan síntomas levísimos.

La mayoría de las personas (alrededor del 80%) se recuperan de la enfermedad sin necesidad de tratamiento hospitalario. Alrededor de 1 de cada 5 personas que contraen la COVID‑19 acaba presentando un cuadro grave y experimenta dificultades para respirar.

Las personas mayores y las que padecen afecciones médicas previas como hipertensión arterial, problemas cardiacos o pulmonares, diabetes o cáncer tienen más probabilidades de presentar cuadros graves. Sin embargo, cualquier persona puede contraer la COVID‑19 y caer gravemente enferma.

Las personas de cualquier edad que tengan fiebre o tos y además respiren con dificultad, sientan dolor u opresión en el pecho o tengan dificultades para hablar o moverse deben solicitar atención médica inmediatamente. Si es posible, se recomienda llamar primero al profesional sanitario o centro médico para que estos remitan al paciente al establecimiento sanitario adecuado.

¿Cómo se propaga la COVID‑19?

Una persona puede contraer la COVID‑19 por contacto con otra que esté infectada por el virus. La enfermedad se propaga principalmente de persona a persona a través de las gotículas que salen despedidas de la nariz o la boca de una persona infectada al toser, estornudar o hablar. Estas gotículas son relativamente pesadas, no llegan muy lejos y caen rápidamente al suelo.

Asimismo, una persona puede contraer la COVID‑19 si inhala las gotículas procedentes de una persona infectada por el virus. Por eso es importante mantenerse al menos a un metro de distancia de los demás.

Cabe mencionar que, estas gotículas pueden caer sobre los objetos y superficies que rodean a la persona, como mesas, pomos y barandillas, de modo que otras personas pueden infectarse si tocan esos objetos o superficies y luego se tocan los ojos, la nariz o la boca. Por ello, es importante lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón o con un desinfectante a base de alcohol. 

Te puede interesar