Médica militar china se aplicó vacuna experimental contra el COVID-19

Tras la preocupación global que provoca el coronavirus, esta epidemióloga decidió hacer todo lo posible para hallarle una solución a esta temible enfermedad.

Desde su descubrimiento,  el coronavirus ya sumó más de 99.800 casos de personas infectadas, siendo Wuhan, capital de la provincia de Hubeim en China, la nación más afectada frente a esta enfermedad que se expande con fuerza por todo el mundo.

Tras esta situación, Chen Wei, la reconocida y principal epidemióloga y viróloga del ejército chino, decidió hacerle frente a este problema de una forma valiente. La oficial de 53 años, junto a seis miembros de su equipo, decidieron vacunarse contra el coronavirus, con una inyección y formula que todavía se encuentra en su fase desarrollo.

No cabe duda de que su compromiso está por encima de todo y que si de algo estamos seguros, es que se lo agradecemos por su acción de heroína.

Chen Wei es considerada una heroína 

Chen Wei es una de las personas que lidera el tratamiento y la búsqueda de una cura ante el COVID-19. Teniendo claro que la batalla científica contra una epidemia debe librarse antes de que nazca el patógeno.

"La prevención y el control de una epidemia nunca pueden esperar hasta que la enfermedad haya sucedido (…) Lo que necesitamos es construir… Un poderoso equipo de ‘científicos líderes» para que puedan pasar su vida estudiando e investigando ciertos tipos de virus y gérmenes… independientemente de si este coronavirus está desapareciendo o no (…) Significaría que cada que ocurra una epidemia tendremos el mejor y más autorizada equipo disponible, y no será como sucedió ahora cuando llegó el coronavirus, y nadie está haciendo mucho", explicó Chen Wei, la general de división y la experta bioquímica más conocida de su país, al medio China Science Daily, días antes.

Los reconocimientos de Chen

Chen también es reconocida por su contribución ante el brote de Sar, además por su desempeño y esfuerzos de ayuda ante el terremoto de Sichuan en el 2008 y el brote de ébola en el 2014, según informa South China Morning Post.

  

¿Qué es el coronavirus?

Los coronavirus son una amplia familia de virus que se encuentran tanto ‎en animales como en humanos. Algunos infectan al ser humano y se ‎sabe que pueden causar diversas afecciones, desde el resfriado común ‎hasta enfermedades más graves como el síndrome respiratorio de ‎Oriente Medio (MERS) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS).

Proteínas para fortalecer el sistema inmunológico frente al Coronavirus

- Pescado Puede consumirse todos los días, pues tiene ácidos grasos que ayudan a potenciar el sistema inmunitario. No hay que quitar la parte oscura a los pescados azules, porque esa parte precisamente fortalece las defensas del cuerpo.

- Las presas de carne en el plato de un persona deben ser del tamaño de la palma de la mano y si se trata de un niño pequeño, la mitad. La medida es para el almuerzo y también para la cena.

- La huevera de pescado debe cocinarse al horno y no en fritura. Este alimento puede ayudar a recuperarse rápido a una persona con desnutrición.

¿Qué es la COVID-19?

La COVID-19 es la enfermedad infecciosa causada por el coronavirus que se ha descubierto más recientemente. Tanto el nuevo virus como la enfermedad eran desconocidos antes de que estallara el brote en Wuhan (China) en diciembre de 2019.

¿Cuáles son los síntomas de la COVID-19?

Los síntomas más comunes de la COVID-19 son fiebre, cansancio y tos seca. Algunos pacientes pueden presentar dolores, congestión nasal, rinorrea, dolor de garganta o diarrea. Estos síntomas suelen ser leves y aparecen de forma gradual. Algunas personas se infectan pero no desarrollan ningún síntoma y no se encuentran mal. La mayoría de las personas (alrededor del 80%) se recupera de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial.

Alrededor de 1 de cada 6 personas que contraen la COVID-19 desarrolla una enfermedad grave y tiene dificultad para respirar. Las personas mayores y las que padecen afecciones médicas subyacentes, como hipertensión arterial, problemas cardiacos o diabetes, tienen más probabilidades de desarrollar una enfermedad grave. En torno al 2% de las personas que han contraído la enfermedad han muerto. Las personas que tengan fiebre, tos y dificultad para respirar deben buscar atención médica.

Te puede interesar