Pareja gay fue brutalmente golpeada en un local de comida rápida

El sujeto que propinó tremenda golpiza a los jóvenes fue acusado de homofóbico

¡Indignación! Una pareja gay fue brutalmente golpeada por un sujeto en un local de comida rápida. Una de las víctimas sufrió un desmayo debido a la cantidad de sangre que derramó por un golpe ocasionado en su rostro.

Marcos y Franco son una pareja de homosexuales que se encontraban disfrutando de un aperitivo en un local de Mcdonalds ubicado en la avenida Córdoba y Gascón. "Nos encontramos con un chico que nos empezó a insultar, agarró un vaso de gaseosa y nos lo tiró en la cara. Se armó un griterío, y el de seguridad nos separó, a nosotros nos sentó en otra mesa y a él en otra punta", sostuvo uno de los jóvenes.

"Luego del conflicto, esta persona comenzaba a salir y vimos que tenía algo en las manos, no sé si era una llave, manopla o chapa. Empezó a golpearme y me hizo estos golpes en la cara, que me tuvieron que dar cuatro puntos", comentó el otro agredido.

Franco relató a las autoridades que, al ver a su pareja cubierto de sangre por la golpiza, reaccionó para separarlos; sin embargo, también fue golpeado por el sujeto, quien le provocó una caída al piso y unas heridas en las rodillas.

Marcos argumentó: "No pude reaccionar porque tenía la cara llena de sangre, me desvanecí y lo único que recuerdo es que estaba en el baño, y unos chicos me ayudaron. Lo importante es que la denuncia está hecha, en manos de nuestro abogado, el doctor Roberto Castillo, de la unidad fiscal norte".

"Queremos decir que, si alguno estuvo presente en el lugar, y quiera darnos una mano con la causa, se comunique con nosotros porque esto ya no puede seguir pasando… tenemos moretones, derrame en el ojo, golpes y no estamos pudiendo trabajar. Todos los días nos desayunamos con que le pegan a un chico, lo dejan inconsciente, lo matan, no hay que naturalizar la violencia. Si les pasa algo, no duden, denuncien", dijo uno de los jóvenes que dejó su cuenta de Instagram para quien pueda ayudarlos.

El terrible hecho sucedió en la ciudad de Palermo, en Buenos Aires (Argentina).

Vídeo recomendado

Te puede interesar

SÍGUENOS